Nuevos conservadores


Conservadores

Tras largos periodos de lucha social llegó el bienestar. Fue como ganar la guerra. Paz al fin. La gente tenía trabajo, tenían derechos y sobre todo dinero. Y con él llegaron los coches, las casas junto a todo lo que contienen: televisores, sofás, lámparas, alfombras… y también las vacaciones junto al mar.

Nosotros crecimos en el Estado del bienestar. Aquellos maravillosos años. Las luchas quedaron en las historias contadas por nuestros padres y para nosotros todo nos venía dado sin mayores dificultades. Había trabajo a la vuelta de la esquina, y estudiar era un seguro de éxito laboral, económico y personal.

Las ‘pequeñas‘ luchas aún por resolver eran cosa de los sindicatos. No había de que preocuparse. El trabajo nos daría todo, sobre todo poder adquisitivo. Aquello te hacía sentir muy libre y con esa libertad vino la despreocupación.

Los tiempos han cambiado. Pero a diferencia de aquellos jóvenes, que ahora son nuestros padres y abuelos, a nosotros se nos ha mimado demasiado. Nos hemos convertido en el mal ejemplo de la opulencia. Ante nosotros se desmorona la tranquilidad que da la certidumbre y no nos gusta. Queremos que todo sea como antes. Y así hemos arribado en el mundo al revés. Los mayores, nuestros padres y abuelos, son de izquierdas mientras nosotros nos hemos entregado al conservadurismo.

Sigue leyendo

Anuncios

Los conservadores del porno


Siempre me ha hecho mucha gracia la doble moral de algunas personas, en ocasiones también dan ganas de llorar, pero es lunes y es mejor empezar la semana con buen humor. Cuando hablamos de doble moral, en seguida nos vienen a la cabeza los conservadores. ¿Por qué razón? Porque es normal que ante el cambio de los tiempos alguien se sienta tentando y no pueda mantenerse firme siempre a los argumentos que le atan al pasado, a las costumbres más oscurantistas, a tener el no a todo siempre en la boca. Es comprensible, y es por ello que lo lógico sería que esta gente admitiera abiertamente que hay que ser un poco más flexible, ya que andar todo el día empalado por un palo de escoba produce una rigidez difícil de soportar hasta al hombre más recto de todos.

El problema es que los conservadores, normalmente, no tienen el valor suficiente de admitir abiertamente que para algunas cosas no son tan conservadores, y de ahí que, cuando se descubren según que cosas, corran ríos de tinta revelando los escándalos más estrambóticos de personajes que alardeaban de su firme postura conservadora.

Ahí están los conservadores machacando día sí y otro también a todo tipo de colectivos, sobre todo a los homosexuales, y luego a más de uno lo han pillado practicando eso que aparentemente desprecian. Ahí están alardeando de tirantes y cuando se los quitan les gusta tener prácticas sexuales cuanto menos sorprendentes para la postura que defienden públicamente.

Así son los conservadores, ocultos en su oscura cueva moralista, señalando con el dedo acusador y teniendo sexo solo con fines reproductivos, con las luces apagadas y mediante una agujerito en la manta. Claro que esa oscuridad está teñida por el resplandor del monitor del ordenador que usan para ver porno y masturbarse como cosacos. Son los conservadores del porno, gracias a ellos este sigue siendo una industria bastante prolífica.

Datos recientes evidencian que los estados norteamericanos más religiosos y conservadores son los que consumen más pornografía on-line. Y más aún, muchos de esos que ponen el grito en el cielo por la zoofilia, la coprofagia y el fisting, son luego los que más buscan este tipo de contenido en la red. ¿Se harán cortes en los muslos después de haberse masturbado con las imágenes de una mujer o un hombre manteniendo una relación sexual con un caballo mientras mastica excrementos y se mete puños de plastico por el ano? ¿Confesarán esto al cura de su iglesia? Quizá si, porque quizá el cura hace exáctamente lo mismo, a lo mejor incluso intercambian contenido de este tipo los domingos en misa por debajo de la mesa.

Vía | Guerra Eterna

Comunas, tabúes y vagos


En los años sesenta se fraguaron importantes deseos de cambio y así surgieron movimientos que intervinieron en muchos aspectos en la sociedad, el movimiento del 68 tuvo una repercusión importante a escala mundial. El Mayo francés surgió de un malestar social, tanto de los estudiantes como de los trabajadores que finalmente se unieron a los primeros. Pronto sería visto también por muchos como una lucha por derrocar el modelo de la “vieja sociedad” demasiado conservadora para los ideales de mucha gente.

En los sesenta todo era utopía, sueños, amor libre, drogas y vida alternativa. La Kommune I hay que entenderla en este contexto. Fue fundada el 12 de enero de 1967. Y fue una acción muy revolucionaria, ya que en aquella época, en Alemania, hombres y mujeres que no estuvieran casados no podían siquiera alojarse en un hostal, ya que de permitirlo el dueño podría tener problemas con la ley. Que de repente un grupo de hombres y mujeres convivieran, pasaran gran parte del tiempo desnudos, practicasen el amor libre, y encima lo hicieran sin ningún tipo de intimidad, sin puertas, sin paredes, etc., suponía algo revolucionario en aquella época.

Los habitantes de la comuna consideraban que en el núcleo familiar se gestaba el fascismo, ya que era la célula más pequeña del Estado, cuyo carácter opresivo deriva en todas las instituciones. Es por ello que concebían que era necesario romper el núcleo familiar. Gran parte de la idea partió de Dieter Kunzelmann, uno de los activistas fundadores de la comuna y conocido por participar en happenings y en la creación de folletos y manifiestos.

Sigue leyendo

Al final va a resultar que Obama no es tan diferente


Tantos meses hablando de cambio y al final va a resultar que Obama tampoco es tan diferente a los demás políticos norteamericanos. Al menos eso es lo que podemos pensar una vez conozcamos ciertas ideas y afirmaciones del candidato demócrata. Si es que al final va a ser verdad eso de que todos los políticos son iguales.

Así vacilan los del partido republicano


El año pasado, el senador John “Papa frita” McCain bromeó acerca de bombardear Irán al ritmo de la canción “Barbara Ann” de los Beach Boys. El senador fue duramente criticado por este comentario, pero en respuesta sólo se le ocurrió decirle a la gente que se relajarasen y se buscasen una vida. Pero se ve que aquella broma no le bastó y ayer “bromeó” de nuevo acerca de matar iranís:

Respondiendo a una pregunta acerca de un estudio que muestra el aumento de exportaciones a Irán, sobre todo de cigarros, McCain dijo: “Quizá esa sea la forma de matarlos.” Rápidamente aclaró que lo decía a modo de broma, después de que su mujer le diera un toque a modo de aviso.

Realmente no le encuentro la gracia a las bromas de McCain, de hecho me parece que no bromea lo más mínimo. Creo que estos comentarios pueden hacernos sospechar las pretensiones del candidato a la presidencia. El senador habla de sacar a los soldados de Iraq, pero la pregunta sería, ¿para qué? ¿Para mandarlas a Irán? No lo se. De todas formas, un rato después de leer esto, leo esto otro:

El presidente estadounidense, cuya política medioambiental ha sido fuertemente criticada durante todo su mandato, dejó ayer atónitos a propios y extraños al despedirse de varios de sus colegas del G8, entre ellos Gordon Brown y Nicolas Sarkozy, con un presuntamente jocoso “Adiós de parte del mayor contaminador del planeta” acompañado por una amplia sonrisa.

Esto me lleva plantearme la clase de sentido del humor que tienen en el partido republicano. A mi sinceramente poca gracia me hace.

Islamofobia: otra estupidez


La kufiya de la disputa

Los pañuelos inspirados en la kufiya palestina están de moda. Se llevan en todo el mundo y lo hacen toda clase de personas. Escandalizarse por un accesorio que se ha puesto de moda parece algo un tanto desmesurado e incluso absurdo. Pero, qué otra cosa se podría esperar de los sectores más ultras de EEUU, cuando éstos parecen empeñados en sorprendernos cada día con alguna tontería nueva.

Así, un anuncio de Dunkin’ Donuts en el que aparece Rachael Ray, causó el terror y pánico entre los blogueros ultras, y todo porque la presentadora lucía un pañuelo inspirado en la ya citada kufiya palestina. Lo más ridículo del asunto es que la empresa, asustada, decidió retirar el anuncio. Parece como si en Dunkin’ Donuts realmente creyesen que alguien puede confundir a Rachael Ray con una simpatizante de terroristas.

Ante esta sinrazón, el periodista israelí Gershom Gorenberg da la mejor respuesta posible a los adictos a la islamofobia que no ven más que terroristas en todo lo que les suene a árabe:

So Pipes, Michelle Malkin, Geller et al should pay attention: The words alcohol, algebra and algorism are all really Arabic. They are proof of a nefarious Islamic plot to destroy Western society. If the words “43% alcohol” appears on your whiskey bottle, it’s proof that Al-Qaeda has taken over Scotland. If your children are told to study algebra, the school has become a madrassa. All computer programs are part of the cyberwar, because they use algorisms. Don’t just be afraid, if you are a true patriot. Be terrified.

Regreso al medievo en la Comunidad de Madrid


Regreso al medievo en la Comunidad de Madrid donde Esperanza Aguirre y el cardenal arzobispo de Madrid, Rouco Varela, firman un convenio que amplía las funciones de los sacerdotes en los hospitales.

Según informa El País: “Este acuerdo, traducido en una cláusula del convenio firmado entre Aguirre y Rouco, ampliará las funciones de los curas que asisten a los hospitales, hasta ahora para visitar a los enfermos y darles consejo desde el punto de vista religioso, para que emitan su voto dentro de este comité encargado de decisiones como la sedación de enfermos terminales, la práctica de un aborto o la reanimación de un bebé en determinados casos. Este comité estaba hasta ahora formado por los facultativos de cada centro.

Solo dos palabras: ¡manda huevos! Si yo como ateo que soy, viviese en Madrid y a un maldito sacerdote se le ocurriese decidir sobre mi derecho a abortar, mi derecho a la sedación como enfermo terminal o lo que sea, denuncio al hospital, a la Comunidad de Madrid y a todo el que sea necesario, porque esa gente no decide sobre mi vida. ¡Lo que faltaba ya! ¿Qué coño pinta un puto sacerdote en un hospital? Siento tan burda expresión, pero es que este tipo de noticias me hierven la sangre.

A ver si en Madrid dejan de votar al facherio del PP y mandan a esta elementa, que es Esperanza Aguirre, a su casa. Y una última cosa, prefiero mil veces a Rajoy, al que detesto, pero que al lado de Esperanza Aguirre, que además de víbora tiene una mentalidad digna de ser considerada del medievo, es hasta moderado.