No dejes que te muerdan


Un día cualquiera. Madrid. Exposición de caras de estreñimiento en el metro. Vagones convertidos en contenedores de malhumor. A punto de estallar. Les miro. Me cuesta imaginar tanta carencia de ilusión. Ni una chispa de alegría. Lamentable.

Entiendo a Goya. Esta es la ‘Romería de San Isidro’. Rostros desencajados, carentes de luz. Y no es una cuestión de clase. Lleven mono o traje, las caras son intercambiables. Entre metros no pasan más de cinco minutos. El tiempo de espera es despreciable. Aún así, en cuanto se abren las puertas los túneles del metro acogen carreras de cien metros lisos. Codazos, pisotones, pelotones que se encuentran tratando de correr en direcciones opuestas. Más caras largas. Gritos, insultos. El campo de batalla de nuestros tiempos.

El malhumor se propaga. Es el equivalente a una amenaza zombie en el mundo real. No estarás a salvo en ninguna parte. A la vuelta de la esquina espera una horda de malhumorados dispuestos a joderte el día. Personas desprovistas de ilusiones. Incapaces de sonreír. Lo único que les proporciona una fugaz satisfacción es amargar a otros. Les fastidia ver su antítesis. No soportan que exista una sola persona mínimamente contenta. Huelen la alegría, como un perro el miedo, y atacan con voracidad.

¿Aún tienes ilusión? ¿Aún no te has rendido? ¿Aún crees que puedes ser feliz? Somos pocos y no estamos a salvo del malhumor. Estamos expuestos constantemente. Necesitaremos andarnos con cuidado y la calle no es un lugar seguro. Trata de mantenerte a salvo y recuerda: NO DEJES QUE TE MUERDAN.

Visitas divinas, un infierno en la Tierra


La visita divina

Madrid estos días es insufrible. Más que una visita divina esto parece el mismísimo infierno y no solamente por el calor. Las hordas de jóvenes que asisten a la mal llamada Jornada Mundial de la Juventud han tomado la ciudad.

El JMJ es lo más parecido al turismo barato de todo incluido que he visto en mi vida. Jóvenes y no tan jóvenes, con prácticamente todo lo relacionado a su estancia a un coste muy bajo. Muchas cosas ni siquiera las tienen que pagar. Ellos recorren Madrid armando follón, dejando la ciudad llena de mierda y costando un pastón al contribuyente.

Desde por la mañana hasta por la noche por cualquier esquina se escuchan gritos de peregrinos exaltados. Gritan, aplauden, cantan y zarandean banderas de sus respectivos países. Es agotador. Se agradecería que al menos visitaran la ciudad como cualquier otro turista, sin armar tanto escándalo, porque no todos somos peregrinos, ni todos estamos interesados en serlo y sobre todo, algunos tenemos otras cosas que hacer.

Pero las órdenes están claras, estos días los peregrinos son los reyes de esta ciudad, y todos los demás pasamos a un segundo plano. El respeto mutuo, uno de los dictámenes cristianos, es ignorado por sus más devotos. Pero para ellos no debe suponer un problema, con confesarse en el Retiro antes de irse: asunto resuelto.

Si otros colectivos se atreviesen a comportarse de manera similar, aquí habría hostias como panes. La historia más reciente de este país se puede resumir con la imagen de una porra. Los visitantes divinos sin embargo pueden permitírselo, son tan beatos que todo lo hacen con buena intención y con el fin de compartir el mensaje de Cristo.

Este es un estado laico. Es coña claro. La Familia Real se reúnen con el Papa, Esperanza Aguirre tampoco se lo pierde, incluso el presidente de este país… Pues eso, que lo de laico es de coña, por si alguno aún no se había dado cuenta. Una vez lo dijo alguien y unos cuantos se lo creyeron. Aún se está partiendo el culo.

Foto | @CHUECASEMUEVE

Las manifestaciones y los recuentos


Manifestación

Los números de las manifestaciones siempre han sido un tema de disputa. La organización suele tasar la asistencia en cifras desorbitadas; otros organismos harán un recuento mayor o menor, generalmente, dependiendo del grado de afinidad con las consignas de la manifestación; también hay algunos actores externos que contabilizan mejor o peor, y finalmente tenemos al Manifestómetro.

El ejemplo más reciente ha sido la manifestación del sábado, de esa gente que está en contra del derecho de las mujeres a decidir sobre la terminación de su embarazo. La organización, infló tanto las cifras que casi dan ganas de reírse. 2.000.000 de asistentes parecen el sueño húmedo de Rouco Varela, pero no se corresponden con la realidad. La Comunidad de Madrid, también parece tener problemas con las matemáticas porque 1.000.000 de manifestantes también son un dato desmesurado, aunque no me extraña que den estas cifras porque ya sabemos de que pie cojean.

A mi me gusta la claridad y rotundidad con la que lo exponen en el Manifestómetro: “los datos ofrecidos por la organización (el Foro de la Familia) y la Comunidad de Madrid son falsos“. Y no hay más vuelta de hoja.

Podrían cuestionar también los datos que dan en el Manifestómetro, pero creo que están avalados por su buen quehacer a lo largo de mucho tiempo. Además de que, a diferencia de la mayoría de medios, aportan algo más. Los responsables de este blog nos detallan sus cálculos y desglosan de forma bastante clara cómo obtienen sus cifras. Pero no contentos con eso suelen acompañar toda la información con  evidencias gráficas que nos permiten hacernos una mejor idea del número de asistentes real.

Sigue leyendo

Telemadrid: un panfleto propagandístico


Creo que una televisión que se paga con dinero público no debería ser utilizado como panfleto propagandístico, y precisamente eso es lo que hace Esperanza Aguirre con Telemadrid, dar un claro ejemplo de lo que una televisión pública no debería ser.

Aquí tienes un testimonio más de las falacias y sandeces que se emiten por la televisión pública madrileña, pagada con el dinero de sus ciudadanos.

Vía | Escolar

Beyoncé hizo vibrar Madrid


Beyoncé

Al que inventó el dicho “el tiempo vuela” realmente supo plasmar la sensación que produce la temporalidad de los sucesos, sobre todo cuando uno los recuerda desde el presenta como hechos ya pasados.

El martes pasado mi novia y yo estábamos en Madrid, con los pies dolidos de tanto andar y preparándonos con algo de prisa para ir al concierto de Beyoncé en el Palacio de los Deportes, y aunque parece que fue ayer, ya hoy es lunes y comenzamos una nueva aventura laboral. Así de rápido viajamos por la vida, parece una autopista por la cual conducimos con el pedal del gas pisado a fondo.

En cualquier caso, lo bueno es que los grandes momentos y los momentos bonitos quedan para el recuerdo, se graban en la memoria y puedes recuperarlos siempre que quieras para revivirlos y disfrutarlos de nuevo. Además, con las nuevas tecnologías dispones de aún más mecanismos para que dicho recuerdo no se desvanezca y mantener constancia del mismo. En cierta manera somos capaces de capturar el tiempo.

El concierto fue una pasada, todas las entradas vendidas, 15.000 personas vibrando desde el primer momento generando un ambiente que invitaba a pasarlo bien. Beyoncé salió al escenario y cautivó al público desde el primer momento. Cuanta energía desprende esa mujer sobre un escenario, un chorro de voz espectacular combinado con una espectáculo que sin duda vale la pena presenciar.

Está claro que repetiremos, no sabemos cuando ni a quién iremos a ver, pero está claro que caerán más conciertos cuando cuadre.

Para mi fue una noche espectacular, lo pasé muy bien, disfruté mucho y lo recordaré siempre y creo que mi novia también.

Grabamos muchos vídeos, pero con la cámara de fotos y atendiendo al concierto a la vez no es muy fácil y queda algo movido, pero bueno, como muestra les dejo un vídeo que grabamos, del final del concierto, aunque si buscan por ahí seguramente encontrarán otros mucho mejores, hicimos lo que pudimos y sobre todo nos llevamos un trocito de algo que es y será especial para nosotros.

Sábado de manifestaciones


No al puerto de Granadilla

Disculpen que llegue tan tarde con esto, pero es que lo estaba leyendo en todas partes y no me di cuenta que aún no lo había puesto por aquí, aunque supongo que ya todos estarán enterados de la manifestación de hoy en contra del puerto de Granadilla.

Hoy a las 12.00 arranca la manifestación en Santa Cruz desde la Plaza Militar hasta la Presidencia del Gobierno, pueden ver el recorrido aquí por si llegan tarde y aún quieren sumarse a ella. Aunque seguramente, como suele pasar en las manifestaciones no saldrá a las 12 en punto, así que hay siempre un poco de margen para llegar.

Lo que no sabía es que también está convocada una manifestación en Madrid frente al Ministerio de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino, en Atocha, para expresar también el deseo de la gente por la paralización del puerto de Granadilla. Es también a las 12.00.

Y también en Madrid, por la tarde y pero por otros motivos hay convocada otra manifestación, por la Asamblea por una Vivienda Digna, a las 18.00 en la Puerta del Sol para manifestarse precisamente por eso, por una vivienda digna.

Desalojo del Patio Maravillas en directo


Mañana jueves 22 es el día elegido para el desalojo policial del conocido como Patio Maravillas, un espacio social ocupado y autogestionado que en los últimos años había conseguido convertirse en un referente, reuniendo a más de 20 colectivos y asociaciones y a más de 500 personas semanalmente. La próxima semana iba a ser de nuevo la sede en la capital del Foro Social Mundial pero la Comunidad de Madrid y un juez han decidido que ya llevan demasiado tiempo y que el edificio debe ser desalojado para devolvérselo a sus propietarios legales. De poco sirven las enormes irregularidades que se han cometido durante el transcurso de esta orden judicial y todas las voces vecinales que se han levantado en defensa de la continuidad del Patio Maravillas como hasta ahora.

Para dar un último grito y que todo el mundo pueda seguir el desalojo en directo, el HamLab del centro ha preparado una completa cobertura 2.0. A partir de mañana a las 8.30 de la mañana, 7:30 en Canarias, podremos seguir lo qué suceda en el Patio Maravillas a través de diferentes webcams que emitirán en directo, varias cuentas Twitter, una radio y grupos en Flickr.

Me parece muy lamentable que se muevan tantos hilos para desalojar a gente que usa un espacio que generalmente, de no ser ocupado, sucumbiría a la erosión del tiempo. Los organismos públicos son muy rápidos para servir al poder del dinero, pero se quedan quietos o actuan con gran lentitud cuando son los intereses de las personas los que hay que defender. Todos esos ladrones de guante blanco que andan por ahí viviendo vidas de película, y una gente que pretende aprovechar un espacio para unos fines bastante más nobles son desalojados por ello, a veces no entiendo el mundo.

Sigue el desalojo en directo.

Vía | Netoratón

El violinista de la Plaza Mayor de Madrid


http://vimeo.com/moogaloop.swf?clip_id=2871157&server=vimeo.com&show_title=1&show_byline=1&show_portrait=0&color=01AAEA&fullscreen=1

Recientemente fui unos días con mi novia a Madrid a ver a un amigo y conocer la ciudad. He de decir que realmente nos encantó, de hecho, si alguien quiere contratar sociólogos, que no dude en contactar con nosotros, nos iremos a vivir a Madrid encantados.

El jueves quince de enero en Madrid se respiraba frío. Aunque ese día no nevó, a nosotros nos parecía que hacía más frío que en días anteriores cuando sí que vimos nevar. Allí estábamos, después de haber dormido bastante mal, cansados recorriendo las calles de la capital. Era nuestro último día y por muy cansados que estuviéramos no íbamos a desaprovecharlo.

En un momento del día llegamos a la Plaza Mayor. Ya accediendo a ella por una de sus múltiples entradas se escuchaba resonar una bella música. Aquella melodía abarcaba todo el espacio de aquella inmensa plaza, quebrantaba el frío y te hacía viajar a otras partes del mundo, concretamente a Asia. Allí estábamos en la Plaza Mayor de Madrid, siendo transportados a Asia por la música de un violín chino.

Un hombre bienhumorado, simpático, con una cara risueña y un verdadero artista con este peculiar violín de dos cuerdas era el creador de tan maravillosa música. Y allí estábamos nosotros anonadados con su arte, pensando que era genial poder disfrutar de tanta genialidad a cambio de tan solo unas monedas. En otras circunstancias la gente pagaría mucho dinero por un concierto de este tipo. Claro que no soy un especialista, y tampoco puedo juzgar cuan brillante era este hombre con su violín, pero para mi era una maravilla lo que hacía, sobre todo partiendo de mi total y más absoluta incapacidad musical.

La hora de comer ya se nos había pasado y estábamos muertos de hambre, por lo que compramos unos bocadillos y nos sentamos en la Plaza Mayor, el violinista que también se había marchado, seguramente para lo mismo que nosotros, regresó y se sentó muy cerca de nosotros, y allí estábamos comiendo y disfrutando de todo un concierto. Pero no tardó mucho en aparecer por allí un personaje extraño, desaliñado, con cerveza en mano y hablando con un amigo imaginario.

Para mi aquello fue el choque de dos mundos que tantas veces he observado. Son dos personas, ambas probablemente con una precaria situación económica, pero mientras uno se ahoga en el alcohol y termina trastornado, el otro deleita a todo el que se pare a escuchar con música.

Si están por la Plaza Mayor de Madrid y escuchan un violín chino, no tienen más que seguir a la música. Tómense un rato, escúchenlo e incluso si les gusta le pueden comprar un CD.

Quizá no era tan viejo


Al parecer, el avión no era tan viejo como pensé en un principio, por lo que es posible que la razón del accidente sea otra que el que dicho avión estuviera viejo y en mal estado. Supongo que habrá que esperar hasta que se descubran las verdaderas razones.

El avión accidentado se fabricó en 1994 por la empresa McDonnell Douglas y llevaba 32.000 horas de vuelo. “Esto no supone que el aparato estuviera obsoleto porque la media de vida de un avión es de 30 años”, comenta un experto en aviación. Además, en las revisiones que se realizan por horas de vuelo (la última fue el 24 de enero) se sustituye gran parte de las piezas. De hecho todos los componentes tienen una fecha de caducidad. Tras esta última revisión, el avión siniestrado “no había sufrido ninguna incidencia”, asegura Sergio Allart, portavoz de Spanair. La inminente retirada de este modelo se debía al alto consumo de combustible y no a su falta de seguridad.

Aclarado esto, supongo que lo más coherente es esperar a que se sepa más para poder hablar con propiedad y con conocimiento de lo que realmente provocó el terrible accidente del avión en Barajas.

Asco y repulsión


Ante lo acontecido ayer creo que lo más importante con lo que me quedo, es con la razón de fondo de que estas cosas ocurran. Ya lo han expresado perfectamente, y por lo tanto voy a citar ya que no se me ocurre una mejor forma de decirlo:

La expresión procede de una señora indignada por la catástrofe de ayer en Barajas, porque ese avión nunca debió despegar. Pero la presión implacable de la mejora de resultados económicos de las compañías aéreas ha hecho que otros parámetros más importantes que la rentabilidad pasen a un segundo o tercer puesto en las prioridades. Los pilotos lo llevan denunciando desde hace mucho tiempo y en los mundillos de la aviación civil es tema de conversación frecuente. La compañía propietaria del cacharro que explotó es apodada Spanoir. Los voraces accionistas quieren beneficios a toda costa, cuantos más mejor, y eso obliga a exprimir al máximo a todos: máquinas y personas funcionando al máximo rendimiento con los mínimos costes.

Los ingenieros y técnicos que dieron el OK para el despegue tendrán algo que decir y se les exigirá que lo digan. Pero el diseño de la maquinaria empresarial no es cosa de ellos.

Suena muy antiguo decir “capitalistas de mierda”. Peor aún decir “sistema de mierda”. Hoy toca llorar por las víctimas, tanto los turistas que venían a disfrutar y descansar, como a los que volvían a sus casas o a ver a sus familiares en Gran Canaria. Sentido pésame a todas esas familias destrozadas por el dolor y la rabia. Mañana y los días que siguen habrá tiempo para preguntar por qué despegó ese avión, por qué se autorizó el despegue a esa carraca de mierda.

Pero también habría que resaltar la falta de tacto y la manera morbosa de explotar un suceso tan trágico como el de este avión que ha costado la vida a más de un centenar de personas. Siento asco y repulsión ante la combinación de capitalismo y morbo que a su vez se relaciona con el primero, ya que el morbo se emplea para generar audiencia, porque más audiencia se traduce también en mayores ingresos. Al final todo gira entorno a una misma cuestión, capitalismo, un sistema que sigue cobrándose vidas sin piedad alguna, y que convierte en espectáculo y entretenimiento cualquier suceso, no importando la gravedad del mismo. Todo por el dinero, siempre el maldito dinero.