Visitas divinas, un infierno en la Tierra


La visita divina

Madrid estos días es insufrible. Más que una visita divina esto parece el mismísimo infierno y no solamente por el calor. Las hordas de jóvenes que asisten a la mal llamada Jornada Mundial de la Juventud han tomado la ciudad.

El JMJ es lo más parecido al turismo barato de todo incluido que he visto en mi vida. Jóvenes y no tan jóvenes, con prácticamente todo lo relacionado a su estancia a un coste muy bajo. Muchas cosas ni siquiera las tienen que pagar. Ellos recorren Madrid armando follón, dejando la ciudad llena de mierda y costando un pastón al contribuyente.

Desde por la mañana hasta por la noche por cualquier esquina se escuchan gritos de peregrinos exaltados. Gritan, aplauden, cantan y zarandean banderas de sus respectivos países. Es agotador. Se agradecería que al menos visitaran la ciudad como cualquier otro turista, sin armar tanto escándalo, porque no todos somos peregrinos, ni todos estamos interesados en serlo y sobre todo, algunos tenemos otras cosas que hacer.

Pero las órdenes están claras, estos días los peregrinos son los reyes de esta ciudad, y todos los demás pasamos a un segundo plano. El respeto mutuo, uno de los dictámenes cristianos, es ignorado por sus más devotos. Pero para ellos no debe suponer un problema, con confesarse en el Retiro antes de irse: asunto resuelto.

Si otros colectivos se atreviesen a comportarse de manera similar, aquí habría hostias como panes. La historia más reciente de este país se puede resumir con la imagen de una porra. Los visitantes divinos sin embargo pueden permitírselo, son tan beatos que todo lo hacen con buena intención y con el fin de compartir el mensaje de Cristo.

Este es un estado laico. Es coña claro. La Familia Real se reúnen con el Papa, Esperanza Aguirre tampoco se lo pierde, incluso el presidente de este país… Pues eso, que lo de laico es de coña, por si alguno aún no se había dado cuenta. Una vez lo dijo alguien y unos cuantos se lo creyeron. Aún se está partiendo el culo.

Foto | @CHUECASEMUEVE

Anuncios

Las manifestaciones y los recuentos


Manifestación

Los números de las manifestaciones siempre han sido un tema de disputa. La organización suele tasar la asistencia en cifras desorbitadas; otros organismos harán un recuento mayor o menor, generalmente, dependiendo del grado de afinidad con las consignas de la manifestación; también hay algunos actores externos que contabilizan mejor o peor, y finalmente tenemos al Manifestómetro.

El ejemplo más reciente ha sido la manifestación del sábado, de esa gente que está en contra del derecho de las mujeres a decidir sobre la terminación de su embarazo. La organización, infló tanto las cifras que casi dan ganas de reírse. 2.000.000 de asistentes parecen el sueño húmedo de Rouco Varela, pero no se corresponden con la realidad. La Comunidad de Madrid, también parece tener problemas con las matemáticas porque 1.000.000 de manifestantes también son un dato desmesurado, aunque no me extraña que den estas cifras porque ya sabemos de que pie cojean.

A mi me gusta la claridad y rotundidad con la que lo exponen en el Manifestómetro: “los datos ofrecidos por la organización (el Foro de la Familia) y la Comunidad de Madrid son falsos“. Y no hay más vuelta de hoja.

Podrían cuestionar también los datos que dan en el Manifestómetro, pero creo que están avalados por su buen quehacer a lo largo de mucho tiempo. Además de que, a diferencia de la mayoría de medios, aportan algo más. Los responsables de este blog nos detallan sus cálculos y desglosan de forma bastante clara cómo obtienen sus cifras. Pero no contentos con eso suelen acompañar toda la información con  evidencias gráficas que nos permiten hacernos una mejor idea del número de asistentes real.

Sigue leyendo

Telemadrid: un panfleto propagandístico


Creo que una televisión que se paga con dinero público no debería ser utilizado como panfleto propagandístico, y precisamente eso es lo que hace Esperanza Aguirre con Telemadrid, dar un claro ejemplo de lo que una televisión pública no debería ser.

Aquí tienes un testimonio más de las falacias y sandeces que se emiten por la televisión pública madrileña, pagada con el dinero de sus ciudadanos.

Vía | Escolar

La Santa Semana del gore y los espectáculos de terror


Ya el nombre de Semana Santa me genera una sensación desagradable, demasiado religioso para mi gusto. Además es una semana que no tiene nada de alegre, más bien dan miedo las representaciones y eventos que toman las calles. Procesiones aburridísimas, cruces, gente crucificada, sangre, sudor, lágrimas, dolor… Y luego por si fuera poco lo sazonan todo con toque especial de gore que tanto le gusto a los católicos. No nos olvidemos claro de la peña encapuchada con gorros de Ku Klux Klan, que la verdad es que los veo y se me ponen los pelos de punta, siempre pienso que salen a la calle para quemar a alguien.

La verdad es que tengo muchísima suerte siendo hijo de alemanes, además de ateos, ya que para mi esta época del año se llama Ostern, y mis padres me escondían cestas con huevos duros pintados de colores alegres, huevos de chocolate, huevitos Kinder Sorpresa, judías de golosina y un largo etcéra por la casa, o cuando vivíamos en la caravana, incluso en una ocasión entre hierbas y arbustos en una zona preciosa de Gran Canaria. Y yo, tenía que buscar esas cestas que me había dejado el Osterhasse.

Me llama la atención como se pasó de una celebración pagana, que trataba de dar la bienvenida al buen tiempo, a los días más largos, al calor, así como celebrar la fertilidad, etc., fue abordada por la religión cristiana y ahora han convertido estos días de alegría en días de tragedia y oscurantismo.

Yo me quedo con el recuerdo alegre que tengo de Ostern, y con el conejito que me trae huevos duros y chocolate, y me quedo con el hecho de celebrar que por fin viene el buen tiempo, y que los días son más largos, porque ciertamente, el horario de invierno a mi siempre me trae por el camino de la amargura, eso de que sea de noche tan temprano me amarga la existencia. Así que yo, como no creo en ningún tipo de deidad, no me va el gore y tampoco los espectáculos de terror, el Ku Klux Klan tampoco, me decanto por celebrar esto, la fertilidad, la llegada del buen tiempo, los días más largos…

Por cierto, en esta ocasión esta semana nos ha dejado una imagen muy divertida, los del Ku Klux Klan marchando en su procesión y al fondo se ve un cartel gigante que supongo que a estas alturas nos sonará a todos.

Procesión

Foto | Unión de Ateos y Librepensadores

Los conservadores del porno


Siempre me ha hecho mucha gracia la doble moral de algunas personas, en ocasiones también dan ganas de llorar, pero es lunes y es mejor empezar la semana con buen humor. Cuando hablamos de doble moral, en seguida nos vienen a la cabeza los conservadores. ¿Por qué razón? Porque es normal que ante el cambio de los tiempos alguien se sienta tentando y no pueda mantenerse firme siempre a los argumentos que le atan al pasado, a las costumbres más oscurantistas, a tener el no a todo siempre en la boca. Es comprensible, y es por ello que lo lógico sería que esta gente admitiera abiertamente que hay que ser un poco más flexible, ya que andar todo el día empalado por un palo de escoba produce una rigidez difícil de soportar hasta al hombre más recto de todos.

El problema es que los conservadores, normalmente, no tienen el valor suficiente de admitir abiertamente que para algunas cosas no son tan conservadores, y de ahí que, cuando se descubren según que cosas, corran ríos de tinta revelando los escándalos más estrambóticos de personajes que alardeaban de su firme postura conservadora.

Ahí están los conservadores machacando día sí y otro también a todo tipo de colectivos, sobre todo a los homosexuales, y luego a más de uno lo han pillado practicando eso que aparentemente desprecian. Ahí están alardeando de tirantes y cuando se los quitan les gusta tener prácticas sexuales cuanto menos sorprendentes para la postura que defienden públicamente.

Así son los conservadores, ocultos en su oscura cueva moralista, señalando con el dedo acusador y teniendo sexo solo con fines reproductivos, con las luces apagadas y mediante una agujerito en la manta. Claro que esa oscuridad está teñida por el resplandor del monitor del ordenador que usan para ver porno y masturbarse como cosacos. Son los conservadores del porno, gracias a ellos este sigue siendo una industria bastante prolífica.

Datos recientes evidencian que los estados norteamericanos más religiosos y conservadores son los que consumen más pornografía on-line. Y más aún, muchos de esos que ponen el grito en el cielo por la zoofilia, la coprofagia y el fisting, son luego los que más buscan este tipo de contenido en la red. ¿Se harán cortes en los muslos después de haberse masturbado con las imágenes de una mujer o un hombre manteniendo una relación sexual con un caballo mientras mastica excrementos y se mete puños de plastico por el ano? ¿Confesarán esto al cura de su iglesia? Quizá si, porque quizá el cura hace exáctamente lo mismo, a lo mejor incluso intercambian contenido de este tipo los domingos en misa por debajo de la mesa.

Vía | Guerra Eterna

Guaguas ateas


Me pareció interesante la reflexión de Salvador Giner acerca de las guaguas ateas y de la posible aparición de estas en España.

Se despedía el año catastróficamente –retumbaban explosiones que se escuchaban desde la cumbre sagrada del Monte Sinaí- cuando a una asociación cívica se le ocurre publicitar el ateísmo en los flancos de los autobuses barceloneses. Ya tuve ocasión de comentar, en las acogedoras páginas de este diario, la iniciativa de otra asociación pareja, inglesa, para hacer publicidad atea en los autobuses londinenses (8-XI-2008). Mi argumento de fondo era que, en una sociedad libre, no se debe excluir el derecho de los teoescépticos a hacer uso de ella.

Antes de que los elementos más reaccionarios se rasguen sus rancias vestiduras ante la primera iniciativa europea de propaganda atea en la calle –tras Londres- convendría que nos explicaran, por poner un ejemplo, porqué no hacen lo propio con la abundante publicidad de los lupanares que ofrecen señoritas exóticas en la prensa más bienpensante del país. Que dieran buena cuenta de porqué no se oponen a la venta de publicaciones supersticiosas –la llamadas esotéricas- o porqué no condenan el proselitismo que ejercen ciertas sectas religiosas de evidente peligrosidad para los ingenuos. Sobre todo, convendría saber qué derecho asiste a estos enemigos de la libertad de pensamiento para condenar a los ateos a que callen su visión del cosmos y la vida.

Uno no puede esperar mucho de personas que, en otro orden de cosas, sostienen que la evolución de la humanidad es fruto del diseño inteligente de un ser esencialmente externo a su propia creación. (La falacia providencialista fue ya denunciada a fines del siglo XVII, convincentemente, por Benito de Spinoza.) Su diseño inteligente incluye a Tamerlán, Gengis Kahn, Adolf Hitler, Josip Stalin, los Khmeres Rojos, la Santa Inquisición y demás amantes de la humanidad. Hay una profunda afinidad electiva –poco obvia, es cierto- entre creer en semejante diseño y disputar el derecho de unos buenos ciudadanos a manifestar su teoescepticismo.

Supongo que si finalmente rondan por las calles barcelonesas, o quizá también de otras ciudades españolas en un futuro, darán bastante que hablar.

La sangre en la Coca-Cola


El ser ateo y tener posts muy críticos con la religión hace que reciba una cantidad considerable de comentarios de fanáticos religiosos diciendo toda clase de tonterías. Tiendo a borrar estos comentarios porque se dedican a decir que van a rezar por mí, y que voy a ir al infierno y cosas así y no aportan nada al debate, y los comentarios se supone que están para que la gente aporte algo al tema que se está tratando.

Lo gracioso viene cuando ves este tipo de comentarios en posts que no tienen nada que ver con la religión, aparentemente. Es el caso de la siguiente aportación que me dejaron recientemente en el post de “Coca Cola y Cruz Roja“. Les pongo aquí el texto tal cual lo escribió su autor para que alucinen con las sandeces del amigo.

Es bueno informarse, los que no lo hacen tarde o temprano se dan cuenta, por lo general es tarde, cuando me dijeron que la coca-cola tenía sangre no dije si tiene-no tiene, investigue, y use un poco la lógica, si las empresas hacen lo que sea para que sus negocios vayan bien al grado de hacer pacto con Satanás, la masonería (*) reina en las empresas, compañias, coorporaciones, para ellos es normal, hacer algún sacrificio sea humano o animal, no es extraño que la coca tenga sangre, el ingrediente secreto que tanto se jactan ellos puede ser este, aparte de que tiene cierta cantidad de cocaína, porque antes era un jarabe, lo malo, es que al tomar sangre, toman para si maldición, lo coca es rica si fuese fea no habrían muchas personas en el infierno, porque Satanás se disfraza como ángel de luz.

Ya lo ven, según este sujeto, la Coca Cola contiene cocaína y sangre, por eso es la favorita de los drogadictos y de los vampiros, el refresco encuentra entre ellos su principal clientela. Para qué malgastar tiempo en perseguir víctimas humanas, si puedes conseguir un rico buche de sangre en la tienda de la esquina, y con la total seguridad de que no se te van a partir los colmillos. Aunque nueve de cada diez dentistas recomiendan a los vampiros limpiarse bien los colmillos después de consumir bebidas con altos contenidos de azúcar, y evitar así las caries. Los cárteles de la droga están planeando hacer una huelga para protestar por la creciente pérdida de consumidores, porque con la crisis económica éstos están dejando de comprar la cocaína a precios elevados y se están pasando masivamente a la Coca Cola. El presidente de Coca Cola no ha querido hacer declaraciones al respecto.