El videojuego, ¿una nueva forma de hacer deporte?


Hasta ahora, ver la televisión, jugar a videojuegos y demás actividades lúdicas vinculadas al visionado de imágenes en monitores era principalmente una actividad muy sedentaria. Todos tenemos en algún rincón de nuestra mente la imagen del gordo, zampa hamburguesas, viciado a las consolas.

Yo confieso que no soy muy asidio a los videojuegos, juego puntualmente con el hermano de mi novia o los primos de ella, o con algún amigo, pero yo no tengo ninguna consola y aunque podría jugar en el ordenador tampoco me interesa demasiado.

Sin embargo los videojuegos como fenómeno social, el consumo de los mismos y el papel que juegan en nuestra sociedad actual si que me interesa mucho, probablemente se deba al sociólogo que llevo dentro. Por eso cuando salió la Wii al mercado me pareció interesante la revolución que surgió en torno a la nueva consola de Nintendo. De repente la interacción con el juego era mucho mayor, ya no se trataba solo de pulsar unos botones, ahora el juego implicaba más actividad por parte del jugador. Y lo más interesante fue que mucha gente que hasta entonces no se había interesado por las consolas lo hizo.

Ya con el Brain Training para la Nintendo DS las consolas se alejaron del estereotipo de inmadurez, desequilibrio mental, violencia, sendentarismo, etc., que han venido vinculados a los videojuegos en muchas mentes durante mucho tiempo. Ahora incluso Amparo Baró utilizaba una consola para mantenerse joven mentalmente.

Sigue leyendo

Una extraña manera de salvar el planeta


Pintar el planeta de blanco parece una manera extraña de salvarlo, pero al parecer, según Steven Chu, Nobel de física, una solución barata para luchar contra el cambio climático es pintar de blanco o colores claros los tejados y otras superficies planas, como las carreteras.

Vuelve el Número 1


Las generaciones de ahora han sufrido una disminución drástica en cuanto a las experiencias y vivencias, esas que te marcan, dejando mella e imprimiendo carácter. Hoy en día quién más quien menos tiene unas cuantas cosas de marca y tampoco las cuida mucho, no es nada del otro mundo.

En los buenos tiempos, soñábamos con marcas pero llevábamos Crube, esos famosos tenis que dieron lugar al lema «Crube lo que nunca quise pero siempre tuve.» Esos chandals de colores tan vivos que hoy día nos dañarían la vista, cholas de goma, de esas unitira, con algún dibujo de ratones que imitaban malamente a Mickey Mouse y que mirábamos con recelo pues, a pesar del esfuerzo de nuestros padres por convencernos, nosotros no terminábamos de creernos que aquella era una nueva forma de pintar a nuestro ratón preferido.

Esas colonias horribles que olían todas igual a pesar de venderse en frascos que intentaban simular diversidad. Las camisetas que iban perdiendo color paulatinamente, «con cada lavado un poco más decolorado». Eso si que eran épocas.

Hoy tenemos la mano muy suelta para tirar las cosas y considerarlas viejas, hasta nos da vergüenza que nos vean con algo puesto que ya denote el desgaste del uso… Antes eso era normal, se usaban los Crube hasta que se gastaba tanto la suela que aparecían como unos compartimentos cuadrados bajo la primera capa de goma. Las suelas eran como las puertas malas, que son de contrachapado y tienen en medio cartón doblado en forma de zig-zag, pues casi igual pero con recuadros. ¿Cuántas piedras se nos colaron en esos agujeros y hacían un ruido espantoso al caminar?

Si ya no lo recuerdan cojan fotos, mírense, ya verán esas camisetas tan decoloradas que ni los dibujos se apreciaban, esos parches en todas partes. Un pantalón agujereado no era desechado, con un parche y todo arreglado, y si se agujereaba el parche se lo ponía un parche al parche y asunto resuelto.

Ahora que la juventud parecía liberada de la vivencia de que tu madre te llevase al Número 1, va y vuelve. Con la crisis regresa el Número 1, en el intento de tener el mismo éxito que en los años 70, tiempos de crisis también en los que surgió ese gran legado para nuestra memoria, y protagonista de tantas historias.

Aunque el Número 1 no volverá a ser como lo conocimos, porque ahora, al menos por lo que muestran en la publicidad quieren ser más chic y modernos, pero yo creo que con un poco de suerte y dándole algo de tiempo quizá resuciten incluso los Crube. Pivitos, recen para que la crisis pase pronto porque si no se acabaron los Nike, Adidas, Puma y Reebok, porque volverá Crube y experimentarán de primera mano el porqué del dicho mencionado un poco más arriba.

El tren, ese gran medio de transporte


AVE

Yo soy un entusiasta del tren, ya que me parece un medio de transporte muy interesante por tres razones principalmente: es un medio de transporte colectivo, puede alcanzar velocidades elevadas haciéndolo sumamente competente y por último, pero no menos importante, su menor grado de contaminación en comparación con otros medios de transporte.

La posibilidad de recorrer grandes distancias en relativamente poco tiempo han hecho posible y han motivado los desplazamientos cada vez más masivos de las personas por el globo. Hoy en día desplazarnos y estar en diferentes puntos del planeta en cuestión de horas ha hecho que el mundo aparezca ante nosotros más pequeño, y más fácil de explorar. «El problema del crecimiento desmesurado del tráfico aéreo«, medio de transporte colectivo más usado para saltar por el planeta, «no se encuentra en la persona que contrata un vuelo una vez al año, sino en el uso del avión innecesariamente y de forma continuada. Entre las soluciones que se han propuesto para evitarlo, la Federación de Aviación y Ambiente (AEF) sugiere que todos los vuelos de corta distancia en la UE se cubran con trenes de alta velocidad

Vemos por tanto que ya autoridades competentes y que manejan una considerable cantidad de información consideran que el tren es una alternativa muy eficaz para los desplazamientos, al menos en distancias más cortas. El que un tren de alta velocidad como el AVE nos permita desplazarnos entre Madrid y Barcelona en el mismo tiempo, prácticamente, de lo que tardaríamos en avión hace que realmente sea una opción deseable teniendo en cuenta su menor impacto medioambiental.

Está claro que el tren como cualquier creación humana no es perfecto, requiere de unas infraestructuras que como todo tienen un impacto sobre el medio ambiente, sobre él actúan unas fuerzas de rozamiento que al avión no sufre y sobre los trenes de alta velocidad actúa una elevadísima resistencia aerodinámica. Sin embargo, y a pesar de todo esto emite una cantidad muy inferior de CO2 por pasajero que los aviones. Además, son menos contaminantes que los coches e incluso que la guagua (autobús), aunque este compite muy de cerca con el tren.

Sigue leyendo

Desconferencias


Muchas veces, en las conferencias uno se termina perdiendo entre las ideas más importantes de lo que el responsable de la conferencia desea transmitir y gran cantidad de relleno o ideas adicionales que desvían la atención de los puntos de mayor relevancia.

Me gustan e interesan mucho las conferencias, pero agradezco una idea como la que plantea Descon2, un proyecto que pretende organizar desconferencias de forma periódica en Canarias.

Las desconferencias son conferencias en las que se intenta evitar, ya sea total o parcialmente, uno o más aspectos de una conferencia convencional, como pueden ser las charlas de larga duración, los precios de entrada desproporcionados o las presentaciones comerciales. También se espera que los propios participantes y asistentes toman un papel más activo.

Lo que más me interesa de este proyecto es que toma el modelo de otras desconferencias y de iniciativas relacionadas, que es el Pecha Kucha, que propone 6 presentaciones por sesión, con una duración de 6 minutos por exposición, a la que proseguirá una ronda de preguntas de 4 minutos. De esta forma quien expone se ve obligado a ser breve e ir al grano, exponer solo lo que es fundamental para la comprensión de lo que desea compartir con nosotros.

Claro que podemos estar interesados en saber más sobre lo que nos cuentan, para ello podremos hacer uso de la red, o bien recurrir a las fuentes de información que nos faciliten en la desconferencia.

El primer evento de Descon2 se celebrará mañana en el iCities en Candelaria, a las 9 de la mañana, pero la cosa pinta bien, y la segunda cita de este tipo de eventos ya está en marcha y se está trabajando para que se celebre lo antes posible.

Desde aquí mi enhorabuena para este proyecto que sin duda me parece muy interesante y al cual le deseo un futuro exitoso. Espero que se mantenga la idea de que sea un canal de comunicación para temática diversa, y que no se centre fundamentalmente en la informática e internet.

El Día de la Tierra y lo que hacemos con ella


Móviles

Ayer fue el Día de la Tierra, un día prácticamente hipócrita si pensamos que durante años hemos ignorado todos los síntomas que presentaba nuestro planeta, ese pequeño punto azul, insignificante en el espacio infinito pero de relevancia absoluta para nosotros, ya que sin él tampoco estaríamos nosotros. Por una parte me alegra que al menos haya un día en el que tratemos de recordar que la Tierra está ahí, que necesita ser cuidada y que es tarea de todos hacerlo. Pero por otra parte me molesta que con crear un Día de la Tierra está todo solucionado, que por reciclar dos botellas de vidrio limpiemos nuestra conciencia y pensemos que nos podemos olvidar de todo hasta el año que viene.

Muchas veces lo pienso y llego a la conclusión de que los seres humanos somos un organismo despreciable, porque no respetamos nada. Somos demasiado arrogantes para aceptar que estamos destruyendo aquello que nos da la vida. Nos quejamos de lo terribles que son algunas enfermedades cuando nosotros no somos más que otra enfermedad. Somos un cáncer con cáncer. Lo peor es que en muchas ocasiones ese cáncer se debe a nuestras creaciones, a nuestras acciones, así somos nosotros mismos quienes nos condenamos a muerte, y aún teniendo la evidencia tan cerca, seguimos sin hacer caso, seguimos cometiendo los mismos errores día tras día. Hemos despertado a la bestia.

Es una pena ver como pisamos la tierra con arrogancia, creyéndonos dueños y poseedores, cuando no somos más que una insignificante masa animada que ha tenido la suerte, para desgracia de la tierra, de desarrollarse en un planeta que ha permitido nuestra forma de vida.

Mi deseo sería ver que por fin aprendemos, que cambiemos el carbón por el viento, el petróleo por el Sol, el gas por el hidrógeno. Me gustaría vivir en un mundo con menos envases, con envases reutilizables, reciclables, biodegradables. En un mundo sin basura, porque nada sea para tirar, porque todo se pueda reutilizar. Quizá un día sea así, espero que las intenciones no lleguen demasiado tarde para poder lograrlo.

Mientras tanto, tendremos que seguir viendo imágenes tan impresionantes a la vez que alarmantes como las que comparte con el mundo el fotógrafo Chris Jordan.

Cargadores

¿Dónde está mi dinero?


Ayer hablábamos de restricciones, de internet y de bancos entre otras cosas, y me gustaría resaltar lo que viene siendo más una pregunta que otra cosa, un poco relacionada con este tema, el de los bancos principalmente. Hoy en día que todo es cada vez más rápido, que las gestiones son casi inmediatas a través de internet, ¿qué le pasa a los bancos?

¿Por qué cuando se hace una transferencia de un banco a otro pasan días hasta que tienes el dinero en tu cuenta de destino? Entendería que fuera un proceso más lento si tuvieran que llevar el dinero, físico, de un banco a otro, pero es que hoy en día la mayor parte del dinero que se mueve ya ni siquiera tiene un respaldo físico, son cifras que se restan de un lado y se suman en otro. A no ser que yo ande muy despistado y me haya perdido algo, creo que no hay justificación coherente para que las transferencias sean tan lentas. Si alguien me puede dar una razón y explicarme el por qué de verdad que estaré muy agradecido.

Y hablando de bancos y de las cosas surrealistas que allí acontecen

Limitaciones absurdas en internet


Ya he comentado alguna vez lo absurdas que me parecen algunas limitaciones o restricciones que tratan de implantarse en internet. Un buen ejemplo, son las restricciones geográficas, que impiden al usuario visualizar un determinado contenido si se encuentra fuera de un país determinado. Aunque hay forma de saltarse estas restricciones, el simple hecho de que existan es absurdo, no tienen sentido en un medio como internet, un medio que derriba las fronteras.

Por si las limitaciones geográficas no fueran suficientemente absurdas, parece que algunos siempre se empeñan en ponerle la guinda al pastel, aunque en este caso estoy seguro de que alguien con empeño puede superar también esto. Lo más «innovador» (nótense las comillas, denotan ironía) es que las oficinas virtuales tengan horarios.

Las máquinas no han evolucionado ni reclaman sus derechos ante los humanos, aunque lo parezca: las oficinas virtuales de dos consejerías del Gobierno de Canarias trabajan con horario fijo e incluso una de ellas librará el próximo 1 de mayo, Día del Trabajador.

Pero no solo las oficinas virtuales de ciertos sectores dependientes del Gobierno imponen horarios en la red, también algunos bancos parecen haber hecho esto, mi madre se quedó pasmada hace unos días cuando vio en la web de su banco que sólo podía realizar unas operaciones en un horario determinado.

Esto no tiene ningún sentido, de hecho creo que es absurdo y hace que este servicio, de las oficinas virtuales, que supuestamente fueron implantadas para, en teoría, facilitar a los ciudadanos la resolución de sus trámites oficiales sin moverse de casa, contribuyendo a descongestionar las dependencias físicas de los organismos; pierden gran parte de su funcionalidad.

Es lógico que quienes tramiten las operaciones que nosotros enviamos vía internet, si no están totalmente informatizadas, tengan un horario de trabajo, y que por tanto tramitarán nuestras peticiones en cuanto estén desempeñando su trabajo, pero eso no quita que yo pueda hacer las peticiones pertinentes a la hora que mejor me convenga.

No se si esto de los horarios en las oficinas virtuales se da también en otras comunidades autónomas, espero por el bien de sus ciudadanos que no, pues que ocurra en Canarias ya me parece suficientemente lamentable.

Visto gracias a Jose Frechín

La Santa Semana del gore y los espectáculos de terror


Ya el nombre de Semana Santa me genera una sensación desagradable, demasiado religioso para mi gusto. Además es una semana que no tiene nada de alegre, más bien dan miedo las representaciones y eventos que toman las calles. Procesiones aburridísimas, cruces, gente crucificada, sangre, sudor, lágrimas, dolor… Y luego por si fuera poco lo sazonan todo con toque especial de gore que tanto le gusto a los católicos. No nos olvidemos claro de la peña encapuchada con gorros de Ku Klux Klan, que la verdad es que los veo y se me ponen los pelos de punta, siempre pienso que salen a la calle para quemar a alguien.

La verdad es que tengo muchísima suerte siendo hijo de alemanes, además de ateos, ya que para mi esta época del año se llama Ostern, y mis padres me escondían cestas con huevos duros pintados de colores alegres, huevos de chocolate, huevitos Kinder Sorpresa, judías de golosina y un largo etcéra por la casa, o cuando vivíamos en la caravana, incluso en una ocasión entre hierbas y arbustos en una zona preciosa de Gran Canaria. Y yo, tenía que buscar esas cestas que me había dejado el Osterhasse.

Me llama la atención como se pasó de una celebración pagana, que trataba de dar la bienvenida al buen tiempo, a los días más largos, al calor, así como celebrar la fertilidad, etc., fue abordada por la religión cristiana y ahora han convertido estos días de alegría en días de tragedia y oscurantismo.

Yo me quedo con el recuerdo alegre que tengo de Ostern, y con el conejito que me trae huevos duros y chocolate, y me quedo con el hecho de celebrar que por fin viene el buen tiempo, y que los días son más largos, porque ciertamente, el horario de invierno a mi siempre me trae por el camino de la amargura, eso de que sea de noche tan temprano me amarga la existencia. Así que yo, como no creo en ningún tipo de deidad, no me va el gore y tampoco los espectáculos de terror, el Ku Klux Klan tampoco, me decanto por celebrar esto, la fertilidad, la llegada del buen tiempo, los días más largos…

Por cierto, en esta ocasión esta semana nos ha dejado una imagen muy divertida, los del Ku Klux Klan marchando en su procesión y al fondo se ve un cartel gigante que supongo que a estas alturas nos sonará a todos.

Procesión

Foto | Unión de Ateos y Librepensadores

El ABC señala cuando es parte del problema


Al periódico ABC le gusta señalar culpables en sus portadas, remarcar bien grande la cifra de parados, disfruta poniéndole cara a un dato terrible, lo que habría que plantearse es si el título del periódico en este caso no debería ser tal sino parte de la portada. Es que mientras señalan con el dedo, o más bien con su portada, ellos mismos han sumado a esta lista de parados 258 trabajadores por la vía de algo que suena tan interesante como un ERE (Expediente de Regulación de Empleo), lo que en realidad es un golpe muy duro para estas personas. Nada más y nada menos que el 52% de su plantilla a la calle.

Señores del ABC, ¿eso por qué no lo cuentan? ¡Claro! Es más fácil señalar a otros, ¿no? Es la hipocresía del sensacionalismo.

Vía | Guerra y Paz