Reflexiones acerca del polémico Proceso de Bolonia


El ya famoso y polémico Proceso de Bolonia está generando muchas disputas, enfrentamientos y rechazos desde diversos sectores. Para empezar, y a modo de resumen de algunas de las consecuencias que traerá consigo, tenemos las siguientes trece razones por las que oponerse al mismo, que han planteado en otro blog y que en algún punto he matizado basándome en la información hallada en la Wikipedia acerca del Proceso de Bolonia:

  1. Porque el precio de los posgrados asciende a un precio cercano a los 3000 euros.
  2. Porque se plantea su financiación por medio de préstamos bancarios y no de becas.
  3. Porque será obligatorio cursar posgrados para ejercer determinadas profesiones (abogacía, medicina, ingenierías, etc.).
  4. Porque el crédito ECTS prevé una semana de entre 25 y 30 horas para el estudiante, imposibilitando trabajar a la vez que estudias para pagarte la carrera.
  5. Porque desaparecerán 67 carreras, la mayoría de la rama de Humanidades.
  6. Porque se establece la obligatoriedad de prácticas no remuneradas (y pagadas a precio de crédito) en puestos poco cualificados de empresas privadas.
  7. Porque los estudios de grado ofrecen una formación muy básica, poco cualificada y que desemboca en un puesto precario de empleo (se supone que comprimen lo que antes se daba en cinco años en tres más uno de prácticas).
  8. Porque el dinero del Programa Sócrates, que debería ser para becas Erasmus se está dedicando al proyecto Tunning de habilitación europea del profesorado.
  9. Porque, pese a hablarse de un sistema universitario único europeo, es cada estado el que decide las carreras que existen y los catálogos son, obviamente, distintos.
  10. Porque las empresas privadas crean posgrados propios (e incluso cátedras) de rango oficial en los que deciden el contenido de la docencia y se apropian de la investigación.
  11. Porque el sector privado define el conjunto de las actividades económicas de la universidad, mediante el Plan Anual de Actuaciones que aprueba el Consejo Social de cada Centro (compuesto por miembros del sector privado), con la obligación de buscar financiación privada para los centros universitarios.
  12. Porque se pasa de aspirar a la transmisión de los conocimientos (un fin en sí mismo) al objetivo de trasladar pericias y habilidades.
  13. Porque la sociedad necesita una universidad pública a la que pueda acceder todo el mundo independientemente de su estatus económico, puesta al servicio de la sociedad y no del mercado, que forme ciudadanos y que funcione de forma democrática y transparente.

Hasta hace unas semanas, conocía algunos de los detalles que se pretende con el Proceso de Bolonia, pero desconocía otros muchos. Las manifestaciones recientes, me han llevado a interesarme más por el tema, ya que actualmente ya no lo vivo tan de cerca por haber finalizado mis estudios. Ciertamente considero que este proceso es perjudicial, ahora que conozco un poco más sus premisas. Quisiera, sin embargo, compartir algunas de las reflexiones que me ha suscitado este tema.

Mi reflexión se centra principalmente en el Proceso de Bolonia dentro del marco de nuestro sistema económico, dentro del ámbito educacional y en comparación con la situación actual de la educación superior.

Sigue leyendo

Los guetos, el principio del fin


Gueto

Cuando se percibe en las ciudades el comienzo de una creación de guetos, los barrios y calles que los acogen se sitúan en el principio del fin. Generalmente, todos los pilares del bienestar caen como si de fichas de dominó se tratara. Se genera claramente una segregación, que afecta a prácticamente todos los aspectos de la vida de los residentes de dichos guetos.

Llevo tiempo pensando que habría que poner un gran esfuerzo en evitar que estos guetos terminen estableciéndose en las ciudades. Creo que es necesario evitarlos, por el bien de las personas que finalmente se ven afectadas por vivir en dichos guetos, así como para el resto de la ciudad. En las zonas afectadas generalmente se observa un aumento severo del fracaso escolar, un empeoramiento de la sanidad pública, de la vivienda y de los servicios públicos en general.

Es cierto que la igualdad de oportunidades es una utopía, pero si ya en situaciones más igualitarias esta no existe, con la generación de guetos esta se aleja aún más de la realidad. Esto evidentemente no es algo deseable, no sólo desde un punto de vista humanitario. Si quieren, y ya que muchas personas lo de la humanidad parece que no lo conocen mucho, si crecen las desigualdades, crece el descontento de quienes se sitúan en el extremo inferior de la pirámide social, y esto evidentemente repercute en la convivencia en las ciudades.

Al parecer en Catalunya este fenómeno, el de la segregación, sobre todo en el aspecto escolar ya está bastante extendido, por suerte, hay quienes denuncian esta realidad, el problema será que les hagan caso, aunque sería muy positivo que lo hicieran.

Los bancos, esa lacra para la sociedad


La crisis del ladrillo y sus afectados están alzando sus voces pidiendo ayuda. En esta ocasión son las asociaciones de bancos y cajas de ahorros españolas las que claman al Gobierno por medidas que garanticen la liquidez del sector financiero. Proponen al Estado que use el Fondo de Reserva de las Pensiones para hacer frente a la crisis, un fondo que se creó para garantizar las pensiones de los trabajadores españoles.

Con esta noticia me he despertado. Me senté delante del ordenador aún un poco dormido, pero cuando leí esto el sueño se me quitó de golpe, me saltaron hasta las legañas. Vamos a ver si me aclaro. Los bancos nos chupan sin ningún tipo de miramientos hasta el último céntimo. Además generalmente sus beneficios ascienden a cifras astronómicas, ¿comparten esos beneficios con nosotros? La respuesta es un claro no. Son empresas privadas y por tanto los ingresos se los guardan para ellos. Como el Estado a fin de cuentas somos nosotros, los ciudadanos, no veo por qué deberíamos financiar a los bancos, ¿para qué? ¿Para que sigan engordando y ensanchando sus billeteras, mientras nosotros somos cada día más miserables? Yo creo que no.

Vivimos en un mundo en el que para comprarte una casa debes convertirte en un esclavo durante años, y los bancos con sus hipotecas son tus dueños. Ellos abren la mano y si no les das lo que quieren no dudarán en quitarte lo poco que tienes, ellos son el amo y te violan cuando quieren. Así nos pasamos la vida, como esclavos trabajando sin parar, y cuando llegamos a la vejez, la cual esperamos ansiosos porque soñamos con que al fin podremos hacer eso que nos gusta, ser más libres, vivir la vida que durante tantos años nos fue arrebatada, nos encontramos con unas jubilaciones tan miserables que si sobrevivimos ya será un logro. Y ahora vienen estos hijos de puta de los bancos, ¿y nos quieren quitar incluso ese miserable montoncito de nada que nos queda? Yo es que cada día alucino más con este mundo en el que nos ha tocado vivir.

El Estado tiene que servir a quienes lo mantienen, los ciudadanos y no a los intereses de empresas privadas que cuando todo les va bien ni se acuerdan de que existe, y que tienen unos beneficios que comprenden cifras con tantos ceros que produce vértigo tan sólo mirarlo.

Que financien su crisis con sus beneficios, que para algo son empresas privadas. El resto de personas, que se montan una pequeña empresa, cuando vienen las vacas flacas también se tiene que aguantar, y tirar de lo que tienen, porque no les va a ayudar nadie. Pues los bancos lo mismo, que se las resuelvan con lo que tienen, que tienen demasiado. Y el dinero de las pensiones, ni tocarlo.

Y tú, ¿eres racista?


La Universidad de Chicago ha lanzado un test online con el que se pretende medir el grado de racismo de las personas. Es como una especie de juego en el que van pasando imágenes de gente negra y blanca portando, bien un arma, bien un teléfono móvil. Tú tienes que decidir (con las teclas Z y Ç me funcionó a mí), en una fracción de segundo, si has de dispararles para defenderte o no. Vía | Mangas Verdes

Los cambios de Raúl Castro para Cuba


Hotel Meliá Habana, Cuba

Ya el otro día se podía leer en la prensa que Raúl Castro había autorizado que los cubanos pudieran adquirir ordenadores, reproductores de DVD y algunos artículos electrodomésticos. Ayer domingo a las 12 de la noche entró en vigor una nueva medida. Ésta permite a los cubanos alojarse en cualquier hotel de su país, alquilar un vehículo o una moto de turismo y pasar unas vacaciones en un establecimiento “todo incluido” del polo turístico de Varadero.

Todo eso está muy bien, porque realmente se trataba de “prohibiciones absurdas” de hecho, yo diría que todas las prohibiciones que atentan contra la libertad de los cubanos son absurdas, desde hace mucho tiempo, pero es lo que suele caracterizar a las dictaduras. Pero en realidad estos cambios no son sustanciales, al menos por el momento, teniendo en cuenta la situación actual de los cubanos.

Mi amigo Bentor recientemente estuvo por allí con su mujer, vio la Cuba de verdad, la de los cubanos, no aquel montaje para turistas. Me enseñó vídeos y fotos, me contó lo que vio, y viniendo de él no dudo ni en un detalle. La pobreza, las dificultades para llegar a fin de mes, las carencias constantes de todo tipo de productos básicos hacen que comprar un reproductor de DVD, un ordenador, electrodomésticos o pasar unos días a un hotel sean algo prácticamente imposible para cualquier cubano.

Con el salario normal de un cubano, en condiciones normales, prácticamente no se llega a final de mes. No nos pongamos en el peor de los casos de que sea preciso un gasto adicional por lo que sea. ¿Cómo se puede esperar que un cubano se compre un reproductor de DVD o un ordenador? Si aún están pagando a plazos ollas a presión y neveras, que el gobierno les obligó a renovar.

No hay que olvidar un factor fundamental: mientras los cubanos perciben su salario en pesos cubanos, todos estos productos se ponen en venta en la divisa del peso convertible, cuyo valor es unas 24 veces superior al peso cubano. Esto significa que todos los cubanos que no tengan acceso a divisas, la mayoría, se pueden olvidar prácticamente de estos productos.

Sigue leyendo

Un enfrentamiento ardiente: Starbucks contra McDonald's


Starbucks vs. McDonald's

Se está gestando un enfrentamiento entre Starbucks y la compañía de comida rápida por antonomasia, McDonald’s, ya que ésta última parece querer aprovechar la disposición de los consumidores a pagar 4 dólares por un café para instalar 14.000 máquinas para hacer café espresso en sus diversos puntos de venta de comida basura. Mientras tanto, Starbucks, cuyas ventas han experimentado un cierto retroceso, se defiende con la estrategia de “si no les puedes vencer, únete a ellos” ofreciendo sándwiches calientes para el desayuno y ventanillas drive-thru en algunos de sus locales.

Este enfrentamiento llama la atención ya que, en principio, cabría esperar que los consumidores en uno y otro establecimiento son dispares, y por tanto el uno sería realmente un competidor para el otro. Prácticamente son apreciados como polos opuestos por muchos. Los Starbucks son concebidos como una especie de sofisticada sala de estar en la que beber un café decente mientras lees el periódico; los McDonald’s por el contrario son vistos como cajas de plástico y vinilo, fluorescentes que alumbran el establecimiento con una luz chirriante y donde las comidas servidas se cuentan por miles de millones. Cabría preguntarse por tanto si realmente estos dos mundos pudieran colisionar. ¿Si McDonald’s creara su propia versión del latte desnatado, atraería a los consumidores de Starbucks?

Sigue leyendo

Dos mundos diferentes separados por una frontera


Dos mundos

Ya se dice que una imagen vale más que mil palabras, y en este caso esa afirmación es totalmente cierta. Ver la diferencia entre dos mundos, separados por una frontera y lo que hay a un lado y al otro de la misma es sorprendente. Parece el típico juego de buscar las siete diferencias, pero en este caso no hay retoque fotográfico, ni tampoco es una imagen dibujada con errores para que sean descubiertos por el lector, es una fotografía real de la frontera entre Estados Unidos y México.

Por cierto, Estados Unidos es lo que está a la izquierda y México por tanto está a la derecha. Esto aunque en un primer momento pueda sorprender a algunos, una vez lo pensamos nos daremos cuenta de que los mexicanos se acercan a la frontera, pues quien vive allí quiere estar más cerca del vecino rico, mientras que los norteamericanos quieren estar lo más lejos posible de su vecino pobre, y de ahí las distribución tan contraria en una parte y en la otra.

[tags]Estados Unidos, México, frontera[/tags]

Ya entiendo a los catalanes


En Catalunya siempre se quejan de que ellos son de los que más aportan a la financiación del Estado con sus impuestos, de hecho se habla de un 10% de los impuestos recaudados. Y la crítica que hacen es que en Alemania, por ejemplo, los Länder que más aportan sólo destinan un máximo del 2% de sus recaudaciones a la financiación del Estado. La diferencia es claramente significativa, y no es que Alemania sea un país cualquiera, sino que en el ámbito Europeo es un referente.

Hoy, en Canarias Bruta leo el siguiente extracto de un artículo de opinión de José Antonio Alemán publicado en CanariasAhora:

Canarias es una de las diez comunidades más ricas, según su PIB per cápita. Sin embargo, también es la que menos aporta a la financiación del Estado con sus impuestos, sólo por detrás de Navarra, y la que más fondos por habitante recibe de ese mismo Estado. Por cada siete euros que da un canario en sus impuestos, el Estado le devuelve diez. Cada isleño aporta al año vía impuestos 3.765 euros y recibe 5.309; sin anotar los céntimos que cuentan lo suyo en pesetas. Esta diferencia entre ingresos y gastos presupuestarios en el periodo 1991 y 2005 arrojó un saldo favorable a las islas de 1.544 euros per cápita. […]

Si a esto añado otra información, que también tomo prestada, sobre los cuartos llegados de Bruselas a través de las compensaciones RUP por sobrecostes y la elevada tasa de cofinanciación de proyectos, queda en mayor evidencia el victimismo paulinés adornado con engrifamientos rompetechos y afectadas indignaciones propias del bananerismo en su versión más flambeada.

Ante este panorama entiendo perfectamente la indignación de los catalanes. No es justo que a los lloricas del gobierno de Canarias les metan el dinero en todos los bolsillos, financiando a una república bananera auténtica, que es lo que son estas islas, al menos por ahora, a costa de otras comunidades que son mucho más eficientes y que saben hacer las cosas mucho mejor.

Sigue leyendo

La historia de los Shmoos


A continuación voy a reproducir de forma resumida algunas cuestiones de un texto de un seminario en torno a Erik O. Wright titulado Desigualdad y clases sociales. Comenzaremos por esclarecer algunos conceptos para fundamentar la comprensión partiendo de un mismo punto teórico.

El concepto de «estructura de clases» es sólo un elemento del análisis de clase. Otros elementos conceptuales son la formación de clase, la lucha de clases y la conciencia de clase. La tarea del análisis de clase no es simplemente la de entender la estructura de clases y sus efectos, sino también las interconexiones entre todos estos elementos y sus consecuencias para otros aspectos de la vida social.

Formación de clases es la formación de actores colectivos organizados en torno a intereses de clase dentro de una estructura de clases; lucha de clases es la lucha de estos actores organizados colectivamente en torno a sus intereses de clase. En cada uno de estos casos, hay que tener una definición de estructura de clases para poder especificar completamente los otros conceptos.

Sigue leyendo