Super Size Me


Acabo de ver que Super Size Me, el documental en el que Morgan Spurlock se somete a una terrible dieta de comida basura, está disponible de forma íntegra y en HD en YouTube. La única pena es que no tiene subtítulos, por lo que puede ser un poco complicado para los que no dominen el inglés. Espero que pronto estén disponibles.

Cuando la vi en su momento, me pareció una locura por una parte someterse a una dieta así, pero también una aportación interesante, ya que seguramente consumidores asiduos de este tipo de comida no se den cuenta del problema que esto puede suponer. Vivimos en un mundo que cada vez se acelera más y más, la comida rápida es algo cada vez más frecuente, esto tiene una consecuencia muy negativa y es que cada vez nos alimentamos peor.

Entiendo que echemos mano de la comida rápida, pero incluso cuando no tenemos tiempo, podemos optar por opciones más saludables. En Nueva York, los Delis son una magnífica alternativa, con bufetes de ensaladas que son simplemente deliciosos. En ciudades como Barcelona tenemos una alternativa similar, entre otras muchas claro, pero la que yo conozco, el OVNI, simplemente genial. Creo que debemos tomar conciencia de que nuestra salud tiene mucho que ver con lo que comemos, y si no comemos bien, notaremos las repercusiones.

En referencia a esto, el otro día leí algo interesante, la pena es que no recuerdo dónde, y es que a medida que hemos aumentado el consumo de hidratos de carbono, que es lo que más consumimos en la actualidad, hemos aumentado la gordura. Quizá deberíamos de plantearnos cambiar nuestros hábitos alimenticios seriamente, y no solo en la carne hay proteínas, porque tampoco es conveniente consumir carne en exceso. La fruta y la verdura también pueden ser excelentes comidas rápidas y mucho más sanas que los Big Macs y los Whopper.

Anuncios

Ahorrar y contaminar menos


Si yo pudiera elegir mi trabajo ideal, sería el de buscar soluciones a los problemas, no importa el campo que sea, claro que a la medicina puedo aportar poco, pero me refiero que no me encasillo en la Sociología, sino que muchas veces miro al mundo y se me ocurren cosas para mejorar ciertos aspectos del mismo. Al menos yo creo que podrían ser ideas útiles, generalmente sencillas de llevar a cabo y muy positivas.

Hace algún tiempo fui al McDonald’s y me compré un Happy Meal. No lo compré por el juguete, por si alguien se lo estaba preguntando. La caja que contiene el menú, estaba repleta de mensajes que animaban a cuidar el medio ambiente, y el juguete en cuestión era una pequeña cajita con la imagen de un oso polar. Dentro de la misma había información sobre este animal, en peligro de extinción, un molde para hacer cubitos de hielo con forma de oso polar y un par de cosas más.

Visto esto, y visto que McDonald’s hacía alarde de su compromiso con el medio ambiente, me puse a mirar el menú que me estaba comiendo y pensé que realmente era muy poco ecológico, por la cantidad de basura que genera. Aunque he leído que la empresa dice emplear gran cantidad de material reciclado. De ser cierto, bien por ellos, pero no creo que sea suficiente. De hecho, podrían hacer una división en los contenedores de sus locales para que la gente pueda separar la basura y esta pueda ser reciclada, algo que de momento no se hace. Porque espero que no le hagan rebuscar en la basura a los empleados y que estos separen la basura una vez en las bolsas.

Otra forma sería reducir drásticamente los envoltorios. Entonces fue cuando tuve una idea, me acordé de la compañía aérea que para reducir costes quitó una única aceituna del menú que daban a los pasajeros en el avión y de esta forma se ahorró, no recuerdo cuanto, pero dejémoslo en un montón. Generalmente las empresas, sobre todo las multinacionales, no están muy interesadas en el medio ambiente, aunque digan lo contrario. Pero si contaminar menos supone también un ahorro para la empresa, entonces si que podemos abrir la veda a un entendimiento mucho más fructífero y sencillo.

Sigue leyendo

Un enfrentamiento ardiente: Starbucks contra McDonald's


Starbucks vs. McDonald's

Se está gestando un enfrentamiento entre Starbucks y la compañía de comida rápida por antonomasia, McDonald’s, ya que ésta última parece querer aprovechar la disposición de los consumidores a pagar 4 dólares por un café para instalar 14.000 máquinas para hacer café espresso en sus diversos puntos de venta de comida basura. Mientras tanto, Starbucks, cuyas ventas han experimentado un cierto retroceso, se defiende con la estrategia de “si no les puedes vencer, únete a ellos” ofreciendo sándwiches calientes para el desayuno y ventanillas drive-thru en algunos de sus locales.

Este enfrentamiento llama la atención ya que, en principio, cabría esperar que los consumidores en uno y otro establecimiento son dispares, y por tanto el uno sería realmente un competidor para el otro. Prácticamente son apreciados como polos opuestos por muchos. Los Starbucks son concebidos como una especie de sofisticada sala de estar en la que beber un café decente mientras lees el periódico; los McDonald’s por el contrario son vistos como cajas de plástico y vinilo, fluorescentes que alumbran el establecimiento con una luz chirriante y donde las comidas servidas se cuentan por miles de millones. Cabría preguntarse por tanto si realmente estos dos mundos pudieran colisionar. ¿Si McDonald’s creara su propia versión del latte desnatado, atraería a los consumidores de Starbucks?

Sigue leyendo

Las papas fritas impregnadas de aceite del McDonald's


Hace algún tiempo publiqué un post con un vídeo en el que podíamos ver el largo proceso de descomposición de diversas hamburguesas del famoso establecimiento de comida rápida, en este caso particular más correctamente calificable de comida basura, McDonald’s. En dicho vídeo eramos testigos de que las papas del tío Ronald son prácticamente indestructibles, tras semanas seguían sin descomponerse y sin presentar síntomas aparentes de que ello fuera a ocurrir en breve.

En este caso estamos ante un vídeo en el que nos muestran la cantidad de aceite contenido en una ración de papas del McDonald’s, la cual resulta ser suficiente para pintar un mural. Esto me ha llevado a pensar en que quizá sea precisamente esta la razón de que las papas no se descompongan y se conserven tan bien. Conservar todo tipo de productos en aceite ya era algo común en la antigua Roma, y por tanto puede ser perfectamente la explicación a que las papas del McDonald’s mantengan su aspecto durante tanto tiempo. De cualquier forma una cosa está clara, la esta comida afecta negativamente a la salud.

En cuanto al mural, para hacerlo se frotaron las papas sobre el papel, y tras el papel blanco se colocó uno negro para que al impregnarse el primero de aceite transparentara el segundo, mostrándose así el dibujo. Se empleó una ración de papas grande.

P.D. No se pierdan lo que hay dentro de los nuggets de pollo.

Vía | menéame

[tags]McDonald’s, fast food, papas fritas, aceite, salud, colesterol[/tags]