Un enfrentamiento ardiente: Starbucks contra McDonald's


Starbucks vs. McDonald's

Se está gestando un enfrentamiento entre Starbucks y la compañía de comida rápida por antonomasia, McDonald’s, ya que ésta última parece querer aprovechar la disposición de los consumidores a pagar 4 dólares por un café para instalar 14.000 máquinas para hacer café espresso en sus diversos puntos de venta de comida basura. Mientras tanto, Starbucks, cuyas ventas han experimentado un cierto retroceso, se defiende con la estrategia de “si no les puedes vencer, únete a ellos” ofreciendo sándwiches calientes para el desayuno y ventanillas drive-thru en algunos de sus locales.

Este enfrentamiento llama la atención ya que, en principio, cabría esperar que los consumidores en uno y otro establecimiento son dispares, y por tanto el uno sería realmente un competidor para el otro. Prácticamente son apreciados como polos opuestos por muchos. Los Starbucks son concebidos como una especie de sofisticada sala de estar en la que beber un café decente mientras lees el periódico; los McDonald’s por el contrario son vistos como cajas de plástico y vinilo, fluorescentes que alumbran el establecimiento con una luz chirriante y donde las comidas servidas se cuentan por miles de millones. Cabría preguntarse por tanto si realmente estos dos mundos pudieran colisionar. ¿Si McDonald’s creara su propia versión del latte desnatado, atraería a los consumidores de Starbucks?

Sigue leyendo

Anuncios

Black Gold


Black Gold

Buscando una imagen para el post del café etíope y su disputa con Starbucks me encontré con el póster de una película que quisiera compartir con ustedes. Es un documental acerca del comercio internacional del café. El café, que mueve al año 80 billones de dólares, según la página oficial de la película, convierte a éste producto en el más valioso después del petróleo.

A pesar de ello, mientras nosotros pagamos por nuestros cortados, capuccinos y demás cafés, los agricultores reciben una miseria a cambio de generar la materia prima que hace posible todo lo demás. Esta injusticia incluso ha llevado a que muchos de estos agricultores tuvieran que abandonar sus tierras.

Les dejo por tanto sin más rodeos Black Gold, un documental que nos mostrará una vez más la cruda realidad, una realidad en la que una mayoría es explotada por una minoría y ésta se ve obligada a malvivir mientras esa élite que los explota no tiene que reparar en gastos. Muy triste, injusto y a la vez jodidamente real.

Black Gold

[tags]Café, Black Gold, documental, Nick Francis, Marc Francis, agricultores, explotación, capitalismo, injusticia[/tags]

Etiopía gana la batalla por el café


Starbucks

Starbucks retirará finalmente la solicitud presentada ante la Oficina de Patentes y Marcas de EE UU para obtener los derechos de comercialización y uso de la variedad ‘Sidamo‘, uno de los tipos de café etíope más cotizados. Etiopía consigue además los derechos sobre las variedades: ‘Harar‘ y ‘Yirgacheffe‘, que se producen en la región de Kaffar.

Esto sin duda es una buena noticia, después de mucho luchar y de que miles de personas firmásemos la petición de Intermón Oxfam dirigida a Starbucks para que retirara dicha solicitud se ha logrado. Es probable que esto tenga un efecto favorable para Etiopía, uno de los países más pobres del mundo, pero como suele ocurrir, los agricultores son los grandes olvidados del acuerdo, quienes no obtendrán un beneficio directo. Estas son las injusticias que a mi me hierven la sangre. Sin los agricultores no habría café, por lo tanto deberían de recibir como mínimo un salario justo, que les permita suplir sus necesidades básicas, entre ellas incluyo que sus hijos puedan ir a la escuela, que tengan acceso a los servicios de sanidad, y un largo etcétera, aunque evidentemente lo que me parecería más correcto es que se lleven una buena parte del pastel, porque a fin de cuentas, sin los agricultores Starbucks no puede hacer café. Aún así, esto es un buen comienzo, y espero que tenga una repercusión positiva en el bienestar de esos 15 millones de etíopes que dependen del sector cafetalero.

Ya para terminar, quisiera resaltar que me parece fatal que para que Starbucks, una empresa que tiene unos ingresos anuales desorbitantes, retirara la solicitud presentada a la Oficina de Patentes y Marcas, pidiera que durante los próximos cinco años, la empresa quedara exenta del pago de derechos para comercializar estos tipos de café en EEUU y que pueda usarlos en otros países con ciertas condiciones. Encima de que están pudriéndose en dinero, siguen queriendo explotar a los más desfavorecidos, cuando a ellos esas cantidades de dinero que tendrían que pagar a Etiopía ni siquiera les dolerían, no se darían ni cuenta de lo poco que les cuesta a ellos, y por otro lado lo mucho que esto significaría para Etiopía. Pero bueno, ya conocemos a nuestros amigos los empresarios, y sabemos que la compasión, la ética y la moral son cuestiones que en ellos no se detectan.

[tags]Starbucks, Etiopía, Sidamo, Harar, Yirgacheffe, patentes, café, Intermón Oxfam[/tags]

Starbucks reconoce que el café etíope es etíope


Starbucks

Que gran noticia, que gran victoria para los agricultores etíopes. Tras meses de reivindicaciones de agricultores locales y ONG internacionales, Starbucks y el Gobierno etíope han llegado a un principio de acuerdo de licencia que reconoce las denominaciones de origen de los mejores cafés del país africano. El acuerdo supone mejoras para 15 millones de campesinos.

En su día puse en este blog un enlace para que la gente firmase un escrito de Intermón Oxfam en el que se exigía a Starbucks que permitiese a Etiopía registrar estas denominaciones de sus cafés, y al fin parece que dicha campaña dio sus frutos, 93.000 firmas recogidas en todo el mundo. Yo espero que el acuerdo se lleve a cabo, ya que como dicen en Intermón Oxfam, se trataría de una decisión “sin precedentes” que beneficiaría a muchos países exportadores de café y que colocaría a Starbucks como “líder del sector, dando ejemplo a otras compañías en el apoyo a los compesinos“.

Sólo en Etiopía, si Starbucks y otras empresas cafeteras firmaran acuerdo como éste, se generarían unos ingresos añadidos de 88 millones de dólares al año.

Para los amantes del café, hablar de Sidamo, Yirgacheffe y Harar es hablar de los mejores café etíopes que existen. En el mercado, un paquete de apenas 500 gramos se paga hasta a 26 dólares pero, de todo ese dinero, los campesinos sólo reciben entre 60 céntimos y 1,10 dólares por cosecha.

Esto son el tipo de injusticias que no hay que permitir. El campesino debería de ganar bien, incluso creo que sería más justo que en vez de dar millones y millones a futbolistas que no aportan nada verdaderamente positivo al planeta, ese dinero se destinase a los campesinos, que son en realidad los que hacen posible que podamos vivir, porque sin comida no hay vida. Por esta razón espero que sigamos luchando entre todos por alcanzar unas condiciones justas para los campesinos de todo el mundo, y que no sean grandes multinacionales las que se enriquezcan cada vez más a costa de la explotación de aquellos que cultivan la materia prima que éstas empresas luego distribuyen y venden por un montón de dinero, pagando una miseria a los agricultores, obteniendo un beneficio desorbitado, a costa de la mala vida a la que someten a los campesinos.

Mi enhorabuena al pueblo etíope, y espero que esta no sea la única victoria, sino la primera de muchas otras.

[tags]Starbucks, Etiopía, café, campesinos, justicia, patentes, denominación de origen[/tags]

Starbucks: ¡¡cumple con lo prometido!!


Desde Intermon Oxfam me han enviado el siguiente e-mail que quisiera compartir los que se pasan de vez en cuando por aquí:

Por cada taza de café que venden las grandes cadenas de cafeterías, los campesinos pobres de países como Etiopía sólo reciben unos 3 céntimos de dólar. Esta cantidad contrasta con los beneficios de miles de millones de dólares que obtienen las grandes compañías de la industria del café. Sólo Starbucks consiguió más de 5.800 millones de dólares de beneficios netos este año.

Para conseguir que sus 15 millones de campesinos reciban una mayor proporción de los beneficios del café, el Gobierno etíope ha pedido a Starbucks que firme un acuerdo reconociendo la propiedad legal de Etiopía de las denominaciones de sus cafés. A pesar de que Starbucks se ha comprometido públicamente con las comunidades campesinas, la empresa no se ha tomado en serio la propuesta de Etiopía.

¿Por qué es importante?
Si Etiopía consigue los derechos sobre las denominaciones de los nombres de sus mejores cafés, puede ayudar a que sus campesinos negocien un precio mejor, lo que podría incrementar los ingresos de la industria cafetalera del país en unos 88 millones de dólares al año. Esto ayudaría a millones de campesinos y a sus familias a salir de la pobreza. Así podrían llevar a sus hijos a la escuela y cuidar su salud.

Starbucks, sin embargo, no se ha tomado en serio la propuesta de Etiopía a pesar de que ha hecho público su compromiso con las comunidades campesinas. Si así fuera, se incrementarían los ingresos de su industria cafetalera en unos 88 millones de dólares al año y eso contribuiría a que millones de campesinos y sus familias salieran de la pobreza.

Starbucks

Sigue leyendo