Los sueldos de los diputados canarios


Que los políticos canarios son unos sinvergüenzas, creo que ya lo sabemos todos, pero es que han llegado a un punto en el que parece que las da igual robar y hacer chanchullos de lo más diverso a plena luz del día. En Canarias ya no se cortan ni un pelo.

Afortunadamente aún quedan algunos con valor y con la iniciativa suficiente para llevar, este tipo de conductas y acciones lamentables de los políticos de las islas, ante un tribunal. El sindicato Comisiones Obreras (CC OO) ha llevado ante el Juzgado Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Canarias la subida de las retribuciones acordada por la mesa del Parlamento el pasado día 4 de enero. Y es que no es para menos. Una subida de casi un 10% en sueldos y dietas de los diputados canarios es una desmesura evidente.

Sinceramente, yo a los políticos canarios no sólo no les subiría un 10% su sueldo, sino que se lo reduciría, y el día que empiecen a trabajar para la gente y no para ellos, podríamos plantear una subida, aunque dudo que se la daría.

De todas formas, y dado que aún existe un gran número de habitantes canarios que siguen dando su voto a los mismos mangantes de siempre, tampoco se puede decir mucho, porque al final la gente tiene lo que quiere, y si no aprenden y disfrutan, aparentemente, de ser timados, pues la verdad es que poco se puede hacer.

De cualquier forma, y no perteneciendo al colectivo que vota sin pensar, yo me sumo a los Ciudadanos en Blanco de Canarias cuando preguntan en el Parlamento: «¿Cómo explica usted, señor Presidente que en un año en el que las realidades recurrentes son la crisis económica, el aumento del desempleo, las subidas continuas de las hipotecas o el encarecimiento incesante del petróleo y de los alimentos, en unas islas con índices de pobreza claramente superiores a la media nacional, con problemas enquistados desde hace años en la sanidad o la educación, y donde no han parado desde el Gobierno de repetir la contención del gasto, se haya firmado en el Parlamento Canario una subida de sueldo en semejante cuantía y en la forma en que lo han hecho?»

Yo ya estoy en un punto en el que creo que la situación tan lamentable de la educación en Canarias no es casualidad, creo que a los políticos de las islas, los de siempre, los de toda la vida, les viene muy bien tener a una masa poblacional aborregada. De esta forma por mucho que hagan, con decir cuatro imbecilidades nacionalistas antes de las elecciones se aseguran un montón de votos.

Yo creo que va siendo hora de dejar de hablar de guanches y empezar a hablar de la situación actual, porque no creo que los guanches vayan a ayudar a la gente a pagar hipotecas, enfrentarse al desempleo, conseguir un sistema educativo que alcance al menos los mínimos y en definitiva alcanzar un mínimo de calidad de vida. Y por cierto, también va siendo hora de que los políticos de las islas dejen de lloriquear como malditos incompetentes, que por otra parte es lo que son, echando la culpa al Gobierno central y empiecen a resolver los problemas ellos, que supuestamente es a quienes los ciudadanos de las islas encargan dicha labor.

Anuncios

Hoy es el día del libro. ¿Y eso qué es?


Día del libro

Esto de los días de es algo extraño, no terminan de convencer. Hoy es otro día de algo, en este caso día del libro. A pesar de que los libros son una de las mejores formas de distribución del conocimiento, un amplio sector de la población no sabe bien ni lo que son. Un estudio reciente determina que el 43,1% de la población, en este país, no utiliza los libros nunca o casi nunca. Esto significa que casi la mitad de la población, si usa un libro es para sujetar una mesa, para ponerlo en una estantería y así dar la apariencia de leído, para que no se vuele el mantel en una chuletada… en definitiva, usan el libro como un utensilio multiusos.

Yo creo que el problema está en que las editoriales no han sabido adaptarse a los nuevos tiempos. Con las caratulas tan feas que le ponen a muchos libros, ¿cómo pretenden vender algo? La gente no mira el título y menos aún el contenido, eso explica que películas lamentables sean el número uno en las taquillas durante semanas. Lo que mira la gente es el cartel y por eso los libros no interesan, porque no tiene portadas que motiven.

Les daré un ejemplo ilustrativo acerca de cómo deberían ser las portadas de los libros para que la gente los comprase. Tomemos “El Capital” de Karl Marx. Lo más seguro es que si vamos a una librería encontremos este libro con una portada sosa en la que no hay más que letras, concretamente el título y el autor. ¿Quién se va a fijar en semejante mierda? La portada debería ser más cinematográfica, un Karl Marx con una cinta roja en la frente, con un cuerpo inflado de winstrol, un montón de granadas y balas colgadas alrededor de su pecho depilado, metralleta en mano y pisando la cabeza a un tipo con pintas de ejecutivo. Y con letras así muy llamativas debería de salir en portada, “El Capital“, con Karl Marx, el terror de los capitalistas. ¡¡¡Guau!!! Eso sí que sería un libro.

Sigue leyendo

Neomachismo


Me ha parecido muy acertado el término neomachismo que ha acuñado Antonio García y que Jesús Azcona Cubas nos explica en una breve opinión en el periódico La Opinión de Tenerife:

Antonio García, presidente de la Asociación de Hombres por la Igualdad de Género, acuña éste término para el comportamiento de los jóvenes entre 17 y 30 años, que aunque perfumados y depilados, en lo que se ha dado en llamar metrosexuales, son machistas recalcitrantes que se enorgullecen de serlo. Ésta asociación que aboga por la supresión de la prostitución y de otros clichés patriarcales y machistas, anuncia que la clientela de la prostitución en España ha disminuido su franja de edad y ahora son los jóvenes, que no quieren pasar una noche dando conversación a las chicas, invitarlas a cenar o a copas en unas discotecas para acabar con una negativa a tener relaciones sexuales por parte de estas, los que directamente acuden a las prostitutas los fines de semana. Coincide esta información con la incoherencia que demostraba una encuesta sobre homosexualidad realizada en nuestro país entre los jóvenes, que demostraba que somos el país de Europa con unas leyes más modernas en cuanto a la igualdad de derechos de este colectivo pero a la cabeza de la homofobia. Comportamientos reflejados en la realidad en la que jóvenes depilados con un aspecto de estrella de programa cazatalentos, exhiben su triunfo de una manera machista, maltratando a las prostitutas con su comportamiento exigente, que no los diferencia de la clientela de más edad, y que viene a coincidir en el aumento de la desinformación sexual rampante en nuestro país, donde los jóvenes piensan que a ellos no les da el Sida porque no son maricas ni drogadictos. Sorprende que personas tan jóvenes tengan este tipo de pensamiento, tan retrógrado, que sería más achacable a un sector de la población que tuvo menos información y menos libertad sexual. Por lo visto rechazar a los homosexuales hace más macho según las respuestas dadas en la encuesta citada y como eso de ligar cuesta mucho trabajo y dinero, que no tiene garantía de ser restituido en forma de satisfacción sexual inmediata, los jóvenes españoles se van a las prostitutas, llamados por el reclamo del exotismo multicultural entre las trabajadoras de los clubs de alterne, donde exigen lo mismo de toda la vida, sexo genital rápido, que los invalida como pareja de la gente de su edad. Nuevo fraude social a las puertas del futuro, sin información sobre lo que es la sífilis, poder adquisitivo y prostitución como remate del fin de semana. Imposibilitados de establecer relaciones de igualdad, exigen porque pagan y se condenan a la incomunicación en libertad con el sexo. Neomachismo…

Ante esta realidad habría que plantearse dónde radica el problema, seguramente en la forma en la que estos jóvenes han sido educados. Quizá, dado que basan su concepción de masculinidad en unos ideales primitivos y totalmente estereotipados, al perfumarse y depilarse se sienten menos “machos” y por lo tanto deben reafirmarse de otra forma en su masculinidad para no ser tachados de “maricones“, y lo hacen mostrando su repudio hacia los homosexuales para dejar bien claro que ellos no lo son.

En cuanto al trato que dan a las mujeres, habría que plantearse el tipo de educación y de modelo que han visto en su casa, porque si yo tuviera un comportamiento de este tipo hacia las mujeres, en mi casa mis padres me montarían una buena. También creo que habría que cuestionarse la forma de relación que se promueve. Ya lo he dicho muchas veces, a mi me parece que este sistema capitalista ha afectado incluso a la forma en la que nos relacionamos con los demás, relaciones de usar y tirar, queremos satisfacciones inmediatas de nuestros deseos más básicos, y cosas como el intelecto y la conversación no puntúan muy alto en la escala de valores de nuestro presente. Y también es evidente que si estos jóvenes pretenden ligar tratando a las mujeres como a las prostitutas a las que maltratan, mucho éxito no tendrán, y probablemente terminen pagando por la frustración generada en estos sujetos las prostitutas a las que acuden, con un trato aún más vejatorio si cabe.

Creo que habría que plantearse las ideas y valores que se están transmitiendo de unas generaciones a otras, porque esta realidad no parece que sea algo deseable, un futuro de homofobia y desprecio por la mujer no parecen unos ingredientes muy positivos para una buena convivencia.

[tags]Neomachismo, machismo, homofobia, desprecio, mujer, prostitución[/tags]

Un castigo ejemplar


Acabo de leer que en Bilbao cinco menores limpiarán el metro como castigo por los destrozos provocados en una estación. Este son el tipo de castigo que a mi me gustaría que se implementaran con más frecuencia, siempre que alguien tenga un comportamiento incívico con instalaciones públicas deberían de imponerse sanciones de este tipo, correspondientes con la acción llevada a cabo por el vándalo. Si rompe que arregle, si ensucia que limpie.

Creo que esto sumado al pago de una multa para cubrir los costes del material requerido para el arreglo servirían para que la gente tomara mayor conciencia, fomentaría el comportamiento cívico y creo que evitaría en mayor medida la reincidencia.

En la actualidad lo habitual es que la sentencia sea una multa. El problema es que las multas no tienen una mayor repercusión en la toma de conciencia, muchas personas ni siquiera las pagan, otras las pagan y no tienen duda en reincidir, quizá lo único que harán es tener más cuidado la próxima vez para evitar ser vistos, pero esto no elimina la acción vandálica o incívica. Mientras que si el que destroza, ensucia o comete cualquier acto que atenta contra las instalaciones públicas es castigado con la obligación del arreglo o limpieza, el sujeto tiene un contacto con una labor hasta entonces, seguramente, ignorada por él. De esta forma el vándalo se mete en la piel del que, de no haber sido “pillado” en su fechoría, tendría que haber puesto orden al destrozo.

Además sería importante fomentar la toma de conciencia de la población de que las instalaciones públicas son eso, públicas, por tanto de todos, y si rompes algo que es de todos, todos somos los perjudicados, y además todos tendremos que pagar por ello. Pero dado que esta idea es algo más complicada, por lo abstracta que puede parecer a muchos, es más rápido fomentar la conciencia de que tú destrozo requiere un esfuerzo considerable tanto para su arreglo que va unido a un coste económico considerable, y hacer ver ambos al infractor, de forma que tenga una mayor visión de las consecuencias de su acción, consecuencias que él seguramente nunca se planteó de forma extensa.

Ojalá este tipo de medidas se impusieran en mayor medida, creo que podrían ser muy positivas para incentivar la toma de conciencia y el comportamiento cívico en la población.

[tags]Castigo, vandalismo, instalaciones públicas, civismo, conciencia[/tags]

Educado en el racismo


Este vídeo es una muestra de los terribles efectos que tiene el racismo y de la fuerza que éste tiene en la educación y en la creación de estereotipos en la actualidad. Se trata de una recreación de un famoso experimento llevado acabo en los años 40 por el psicólogo Dr. Kenneth Clark. Lo triste es que 60 años después seguimos estancados, nada ha cambiado, el racismo sigue siendo una tendencia de suma actualidad, y la educación en sus valores y estereotipos lleva a que incluso niños y niñas negros sientan rechazo a su color de piel así como a manifiestar desconfianza hacia las personas con quienes comparten una tez similar. Quizá lo que ha cambiado en estos años es que el racismo consciente, el más visible, está siendo muy criticado y cuenta ya con un rechazo significativo por parte de la mayoría de la población, pero el racismo inconsciente, el que de alguna forma se ha situado en la psique de las personas, ese sigue estando muy vigente, y sus consecuencias probablemente sean más duras y más difíciles de erradicar.

Es muy triste que se imponga un canon de belleza, en cierto sentido inalcanzable a los negros, sobre todo a las mujeres. Incluso entre los propios negros, sobre todo en los EE.UU., lo que se considera bello es tener la piel más clara, por tanto todos aquellos que tengan un tono más oscuro quedan fuera de ese canon de belleza. Para muchas mujeres se convierte en una carga el tener una constitución que generalmente destaca por unas caderas más anchas y un culo más respingón, así como no está bien visto por muchos llevar el pelo natural, siendo así algo muy común en las mujeres negras llevar pelo postizo o incluso pelucas.

Realmente aún queda mucho trabajo para lograr eliminar estos estereotipos, comprender que la belleza no es una sóla, que hay muchos tipos de belleza y que el color de piel, el pelo y la constitución son algo que la naturaleza nos proporciona, a unos de una forma y color y a otros de otra, y no por ello debemos sentir rechazo, desprecio, desconfianza o cualquier otro tipo de sentimiento negativo.

La lucha por una educación no basada en el racismo y en la discriminación de ciertos rasgos debe ser una prioridad y debe ser una lucha de todos y para todos.

[tags]Racismo, educación, estereotipos, sociología[/tags]

Buena propuesta para el fomento cultural


Que la gente lee poco es un hecho verificable en prácticamente todos los países de la Unión Europea, y al menos en Catalunya, justamente por esos bajos índices de lectura, el departamento de Cultura destinará 24 millones de euros en los próximos tres años para impulsar este hábito.

Las formas para llevar a cabo esta propuesta son principalmente dos, la primera es regalar suscripciones a publicaciones o diarios durante tres o cuatro meses; y la segunda regalar libros en superficies comerciales si la compra supera una determinada cantidad de dinero aún por determinar.

También se quiere impulsar con esta medida que se lea más en catalán ya que al parecer el 79% de los catalanes tiene el español como lengua de lectura habitual mientras el 20% prefiere el catalán.

A mi personalmente me parece una idea buenísima que podría implementarse en el resto de España. Como decía el otro día Eduard Punset en su entrevista en Buenafuente, lo interesante no es que el conocimiento se mantenga en una convención onanista de unos pocos, sino que el conocimiento trascienda a la población porque cuanto mayor sea el nivel cultural de la gente de la calle, más y mejor podremos hacer las cosas.

Vía | menéame

[tags]Catalunya, lectura, conocimiento[/tags]