El PP vota en contra de algo que ni se ha leído


Una vez aprobado el texto de la Ley de Memoria Histórica en una ponencia parlamentaria, el PP que había votado en contra, porque eso de que se establezca la retirada de todos los símbolos franquistas de las calles y edificios oficiales no es algo que les guste mucho, convoca una rueda de prensa a prisa y corriendo para oponerse una vez más, como no podía ser de otra manera.

Lo gracioso y lamentable a la vez es que los dos portavoces del PP, Jorge Fernández Diaz y Ana Torme, tras escuchar la pregunta de un periodista sobre una cuestión muy puntual tuvieron que reconocer que no podían contestar porque no se habían leído el texto. Y cómo se puede votar en contra o a favor de algo que ni siquiera se ha leído es lo que habría que preguntarse. Pues parece que los del PP no tienen ningún problema con eso, ya que básicamente se rigen por una ley muy simple, si lo propone el gobierno hay que estar en contra.

Es bastante lamentable que la política de este país funcione así, pero tampoco es una novedad, lo que no lo hace menos aberrante.

Vía | menéame

[tags]Ley de Memoria Histórica, PP, política, ley[/tags]

Anuncios

La pelota vasca


http://video.stage6.com/1445781/.divx
Para ver el vídeo necesitan el plugin para reproducir DivX

Vi “La pelota vasca” en su momento, en el cine Aguere, el cine lagunero que ha caído en desuso como prácticamente cualquier instalación cultural de la ciudad universitaria. Recuerdo que esta película esta en boca de todos, y viéndola ahora de nuevo, años después, todo sigue prácticamente igual, la problemática con el País Vasco no ha cambiado prácticamente, o al menos a mi me lo parece.

Sigue leyendo

La suspicacia del rechazo a la Educación a la ciudadanía


El control de la educación otorga mucho poder al encargado de hacerlo. Eso es algo bien sabido por las diversas religiones, así como por conservadores. A lo largo de la historia las religiones se han ocupado bastante bien de impedir el libre acceso al conocimiento, fomentando la ignorancia y manteniendo el estatus elitista que tiene el conocedor frente al que desconoce.

En nuestro caso, el europeo, podríamos citar un hecho prácticamente fundamental que daría un vuelco importante a la historia y que sin duda fue un acto revolucionario: la publicación de la Biblia traducida al alemán. Podemos afirmar por tanto que Martín Lutero fue un revolucionario. A pesar de ello, y aunque a lo largo de los años los ciudadanos hemos ido conquistando más y más aspectos del conocimiento, seguimos sufriendo las consecuencias de una educación y un acceso al conocimiento capado e incluso devaluado. Es cierto que hay un creciente número de personas que acceden a la universidad y que optan por una enseñanza superior, pero ésta a su vez parece que se devalúa hasta llegar al punto que tanto la escuela como las universidades se han convertido en meras fábricas de adoctrinamiento, en sistemas de reproducción social, en instituciones que emplean el copiar pegar de información, pero que en ningún momento fomentan un espíritu crítico, una libertad de aplicación del conocimiento, el derecho a la reflexión. Podríamos decir que en cuanto al conocimiento se ha hecho lo que la Iglesia Católica con la Biblia, la podemos leer, pero las interpretaciones que hemos de darle vienen escritas al final de la página, la interpretación propia, personal y quizá crítica no tiene cabida en nuestra sociedad.

Sigue leyendo