Educación para la ciudadanía


Educación para la Ciudadanía

Excelente la viñeta de Manel Fontdevila.

[tags]Educación para la Ciudadanía, Manel Fontdevila, derecha, ignorancia[/tags]

Los españoles a favor de Ciudadanía


Educación para la Ciudadanía

El PP y los pesados de los obispos que no hacen sino atacar la asignatura de Educación para la Ciudadanía son una minoría exaltada que desgraciadamente recibe mucha atención mediática. Esto lo confirma una encuesta realizada para Público, que deja claro que en este país el 52,7% de los ciudadanos son partidarios de su obligatoriedad y rechazan la ofensiva en contra emprendida por algunos obispos y el primer partido de la oposición (55,4%). Los simpatizantes del PP no muestran la beligerancia de la oposición. Sólo uno de cada tres votantes conservadores, el 34%, se muestra en contra, el resto opta por la indiferencia, admite que no tiene opinión o, simplemente, no contesta. El rechazo no ha calado todavía entre el electorado del PP.

Vía | Público

[tags]Educación para la ciudadanía, obispos, PP, exaltados[/tags]

Ignorar a los obispos


Estoy cansado de abrir periódicos, páginas web, ver las noticias o escuchar la radio y que constantemente se publique o se haga mención de las barbaridades que dicen obispos de todos los puntos geográficos del país y del mundo. España, pese a quien le pese es un Estado aconfesional en principio. Digo en principio porque hay muchos ejemplos que evidencian que esa aconfesionalidad está lejos de cumplirse.

Dicho esto pienso que va siendo hora de que de una vez por todas se ignoren las sandeces que dicen los obispos y demás líderes espirituales cuyos discursos no están guiados por la razón sino por la fe ciega, lo que les imposibilita en el ejercicio de la reflexión. Considero que no debería de tomarse en cuenta lo que dice un obispo, porque al ser un Estado aconfesional, al menos sobre el papel, la fe religiosa no debería de inmiscuirse en la vida política del país. Un obispo puede hablar a sus fieles, pero no puede pretender imponer su ideología rancia a la totalidad de la sociedad, y no sólo porque tenemos libertad de pertenecer o no a cualquier grupo sectario sino porque se trata, como ya he dicho una y otra vez en esta breve exposición, de un Estado aconfesional y en él no hay cabida o al menos no debería haberla para fanatismos religiosos de ningún tipo.

Me muestro tan indignado porque es cansino tener que ser testigo de la permisividad con que se tratan las continuas salidas de tono de miembros pertenecientes a la secta de la Iglesia Católica. El caso de la polémica asignatura de Educación para la Ciudadanía es un ejemplo, ¿cómo puede ser que obispos y líderes espirituales similares animen a la gente a boicotear una asignatura? Eso en un Estado aconfesional no puede ser. Es como lo que ocurre en Estados Unidos, que hay colectivos religiosos que imponen que en las escuelas no se enseñe la Teoría del a Evolución. Un ente religioso con sus representantes, al menos en un Estado aconfesional, no puede pretender imponer su nefasto ideario. Imaginen que ahora los chalados católicos dijesen que van a boicotear las matemáticas por otra razón absurda como lo es todo su pensamiento… ¿Se debería permitir? No. Y lo mismo vale para Educación para la Ciudadanía, es una asignatura que servirá para dar cierto conocimiento social a los jóvenes que en un futuro serán quienes mediante sus votos decidirán quien gobierna en el país, ¿qué menos que estén informados? Pero es precisamente en este punto donde la Iglesia Católica discrepa, y es que a los ideólogos de esta secta nunca les ha gustado tener a súbditos informados por una sencilla razón, la gente con más conocimiento y capacidad para la reflexión crítica es más dificilmente controlable y manipulable.

Para ir concluyendo quisiera reiterar que considero indiscutible y fundamental que se ignore a los obispos, porque éstos en un Estado aconfesional no tienen nada que decir y que no se consienta todo lo que hacen, porque estoy seguro que si un dirigente musulmán plantease alguna cosa mucho menos preocupante que las que exponen a diario los sectarios católicos se montaría un revuelo impresionante. Y lo que no puede ser es que a unos no se les permita nada y a otros todo, y basándonos en que el Estado es aconfesional, las ideas religiosas en casa de cada uno, pero no en la política.

[tags]Religión, Educación para la Ciudadanía, católicos, obispos, sectarios, anormales[/tags]