Palabras vacías


Palabras vacías

De lo que dicen no te creas nada. Las palabras despojadas de significado. Grandes conceptos tan vacíos como toda esa gente que corre sin saber a donde. Malditas ratas. Movidos solo por puro egoismo, hacia el olor del queso envenenado.

Apretón de manos, sonrisa dirigida al objetivo. Pero cuando los flashes se apagan, ahí te quedas. En la oscuridad. Mucha parafernalia: acuerdos, contratos, datos, presentaciones, todo aire. A la hora de la verdad se fosilizan. Rígidos. Brazos cruzados, mirada perdida en otra dirección. No importa lo fuerte que grites, el sonido no atravesará el vacío.

Los grandes ideales. Sodomizados. Libertad, justicia, paz, amistad, amor… solo palabras. Vacías. Esparcidas en conversaciones y escritos, pero sin un fundamento real. Todo se ha relativizado en torno al beneficio propio. Los valores se improvisan, las palabras se manipulan, se doblegan según conveniencia.

Las palabras bien conjugadas emocionaban. Describían el amor y enamoraban a quien las leía. Compartían emociones. Otorgaban sentido a las vivencias. Ya no tienen ese poder. Ahora sólo se utilizan aquellas que se prostituyen, por desesperación. Obligadas a seducir a las masas para comprar un montón de cosas que no necesitan.

Nada importa ya. Lealtad te abandona a la mínima de cambio. Justicia, tiene los ojos vendados y no sabe lo que le ponen en la báscula. Paz prefiere jugar a la guerra. Amistad se olvida pronto de quien eres. La libertad se reduce para su mantenimiento. El amor se profesa, pero se olvida cuando se desabrocha la bragueta.

Vivir en base a unos valores es frustrante. Defraudado porque crees que quien te estrecha la mano, quien te da su palabra lo hace con sinceridad. No hace falta esperar mucho para darse cuenta de que no es así. Solo le pareció lo más apropiado en aquel instante. Imagen. Publicidad. Ya sabes.

Tendremos que perderlo todo, para que aquello que ya no significa nada recobre valor y sentido, porque será lo único que nos quedará.

Foto | Anne Victoria

El nuevo presidente del Tribunal Supremo


Han sido ya varias las acciones llevadas a cabo por el PSOE que me han hecho pensar que es un PP menos edulcorado de lo que pensaba. La última de estas acciones, es la de que Zapatero propusiera como presidente a un sujeto más religioso que la Biblia. Yo la verdad es que cada día entiendo menos. ¿Qué está pasando en este país? ¿Y en el mundo en general? ¿Es que acaso nos hemos vuelto todos tontos?

Para que se hagan una idea de las ideas de Carlos Dívar y de cuan religioso es el hombre, algunas frases célebres expresadas a lo largo de su trayectoria:

  • “Sólo en amar a Cristo y hacerle amar, en una vida coherente y cabal, se encuentra la única y verdadera Justicia.”
  • “En cualquier caso, los católicos obedeciendo al Papa, nunca nos equivocamos.”
  • “Sólo Dios, el Bien Supremo, es la base inamovible y la condición insustituible de la moralidad.”
  • “El nacionalismo es la negación de patriotismo, pues mientras el patriotismo, amando lo propio, estima también lo ajeno, el nacionalismo desprecia todo lo ajeno y si no logra destruirlo, trata de apropiárselo.”
  • “Quien negara a la persona humana más inocente y débil, la persona humana ya concebida pero todavía no nacida, cometería una gravísima violación del orden moral.”
  • “Me produce una profunda preocupación cuando observo que algunos grupos quieren imponer a la comunidad internacional puntos de vista ideológicos o modelos de vida que defienden pequeños sectores de la sociedad. Quizás esto sea más patente en campos como la defensa de la vida o la salvaguardia de la familia.”

No le cuestiono como persona, no le conozco y dudo que lo haga, pero si que me da un poco de pánico que una persona de convicciones religiosas tan fuertes presida el Tribunal Supremo. Quizá es un hombre brillante que sabe separar su visión religiosa y enmarcarla en su vida privada, no dejando que se mezcle con su trabajo, pero permítanme que lo dude, porque ya tenemos experiencia con los cargos públicos ocupados por personas extremadamente religiosas.

Yo pensaba que vivíamos en otros tiempos, en los que la política y la religión se distanciaban. Tanto tiempo leyendo acerca de la secularización y parece que ahora volvemos hacia atrás.

Ernesto 'Che' Guevara el idealista


El otro día fui al cine a ver “Che, El Argentino”. Me pareció una película interesantísima y que genera en el espectador la sensación de haber visto un cine bien hecho, con dedicación, con entrega. La única pena es que ahora hay que esperar a la segunda parte. Benicio del Toro interpreta al revolucionario, y su parecido y su interpretación son impresionantes.

Pero realmente no quiero hablar de la película en sí, aunque si recomendarla fervientemente, sino que me gustaría reflexionar un poco acerca de lo que fue el Che, bajo mi punto de vista. Tras ver la película, y habiendo leído algunas cosas acerca del doctor Guevara, me doy cuenta de que era un idealista, un soñador. Puedo discrepar con él en diversos aspectos, sobre todo en la forma empleada para poner en práctica el ideal, pero me es imposible contradecirle en cuanto al amor por la justicia. No hablo de la ley, porque entre las leyes hay tantas tan absurdas e injustas que uno se pregunta cómo pudo ser concebida, sino de la justicia como la idea de las cosas bien hechas, del respeto por el bienestar y la vida de los demás, por la concepción de que debe haber algo más allá del constante máximo beneficio propio.

Yo entiendo el sueño de un mundo diferente, un mundo que no es capitalista, un mundo en el que el egoísmo no sea la principal fuerza motriz. La tierra debe ser de quien la trabaje. La tierra no tiene dueño, es de todos y de ninguno. Entiendo soñar con justicia; justicia para todos y no para los de siempre. Entiendo el mundo en unos valores y comprendo la necesidad de vivir por ellos. Entiendo el amor por tus iguales, incluso cuando en ocasiones te puedan parecer detestables. Entiendo que la pasión con la que se siente puede ser tan fuerte que deseamos alcanzar nuestro deseo de la forma más rápida posible, pero esto, muy probablemente, supone también que dicho deseo se construye sobre pilares más frágiles, más endebles y que requieren una fuerza tremenda para poder ser sostenidos. Si miramos a Cuba, a la Rusia comunista, a China y otros países que pretendieron ser comunistas, nos damos cuenta de que la anterior afirmación es totalmente cierta. No se convenció a la mayoría de la gente, simplemente se les metió en un sistema con calzador, de ahí que para mantener dicho sistema se use la fuerza bruta de una dictadura. De ahí que, seguramente, la vía violenta sea la más rápida pero también la menos consistente. Es aquí donde creo que el Che se confundía, o quizá no, quizá era consciente de ello, pero consideraba que era precisa derrocar a un mal dirigente para luego construir los pilares de la conciencia y del conocimiento.

Sigue leyendo

Genarlow Wilson es libre


Genarlow Wilson

La historia de Genarlow Wilson es bastante dramática, irracional y totalmente injusta. Fue buen estudiante y un destacado jugador de fútbol americano. A los 17 años, tuvo sexo oral consensuado con una chica de 15 en una fiesta, y esa fue la razón de que le condenaran a 10 años de prisión. Para mi es totalmente inconcebible que de dos jóvenes, menores de edad, que deciden mantener relaciones sexuales, del tipo que sea, de manera consensuada y de mutuo acuerdo, uno termine encarcelado por un período de 10 años. Este tipo de cosas sólo pueden pasar en los EE.UU.

Por fortuna y tras meses de lucha, Wilson es libre. Ahora tiene 21 años, se ha pasado los últimos 2 años y 8 meses encerrado. Para el es un nuevo comienzo. Perdió la oportunidad de ir a la universidad porque un sistema judicial irracionalmente puritano consideró que debía ser encerrado por un acto de sexo oral consensuado. Ahora su mayor deseo es pasar tiempo con su familia e ir a la universidad.

Desde aquí expreso mi alegría por la liberación de Genarlow Wilson, y mi mayor deseo de que en su nuevo comienzo le acompañe mejor fortuna.

[tags]Genarlow Wilson, EE.UU., sexo oral, prisión, injusticia, puritanos[/tags]

Salvador Puig i Antich


Salvador Puig i Antich

Ayer vi la película “Salvador” en la que el excelente Daniel Brühl interpreta a Salvador Puit i Antich, un joven que luchó por cambiar el mundo en el que le tocó vivir. La película al parecer ha sido duramente criticada por parte de antiguos militantes del MIL, compañeros de militancia de Salvador, que afirman que vacían de contenido político el personaje de Puig i Antich y al tiempo que se dignificaría falsamente la imagen de su carcelero, Jesús Irurre, al juez militar y a la Brigada Político-Social de la policía franquista. De cualquier forma, para tener un primer acercamiento a la trágica historia de Salvador quien fue injustamente asesinado por el Estado, creo que tampoco está tan mal, luego conocer más y descubrir mayores trasfondos de la historia reciente de España siempre es posible, para eso están las bibliotecas e internet.

Tras ver la película he escrito una reflexión, no muy extensa, que me sirve para recordar el sueño de Salvador Puig i Antich, pero no sólo el suyo, sino el de muchos otros jóvenes y no tan jóvenes que murieron persiguiendo un sueño, el sueño de un mundo libre y mejor para todos.

Sigue leyendo