Algunas ideas del iCities


Hoy fue el primer día del iCities, técnicamente debo hablar de ayer por la hora que es. Evidentemente, como suele ser habitual en las conferencias se ha dado muchísima información, y es muy difícil quedarse con todo, por eso me gustaría destacar unas pocas ideas que a mi me han parecido muy importantes. Probablemente hay que se interese más por las ideas más técnicas de este evento, pero dado que soy sociólogo y no informático, me centro más en lo que me pilla más cerca y lo que entiendo mejor.

Una idea que es muy importante y que es necesario que la mantengamos en mente, sobre todo con los recientes debates sobre el intercambio de archivos, el control de la red, las restricciones, las modificaciones de leyes, etc., es que el interés general debe estar por encima del interés particular o sectorial. Esta es una idea que he defendido desde hace mucho tiempo y por la que me da tanta rabia muchas de las políticas que se llevan a cabo, no solo en lo referente a internet, sino en general. Creo que los ciudadanos estamos cansados de que aparentemente siempre se barra para la casa de unos pocos.

Uno de los ponentes comentó que la democracia estaba perdiendo algo de fuelle. Probablemente tenga que ver con la desilusión que sentimos los ciudadanos cuando nos sentimos constantemente coartados por aquellos que supuestamente nos representan. Sin embargo, con una herramienta como internet, la cual no solo hace más fácil el acceso a la información, sino que también ha propiciado que los ciudadanos influyan los unos sobre los otros. Y esto a las élites no les guste demasiado, y hacen bien en tener un poco de miedo, porque esta nueva herramienta da la posibilidad a los ciudadanos de organizarse y de llevar a cabo acciones que pueden llegar a ser mucho más efectivas que las manifestaciones en la calle. Como se decía en una de las ponencias, si los gobiernos dan la espalda a los ciudadanos, éstos terminarán tomando el control. Es cierto que esto suene un poco utópico, pero la capacidad de gestionar acciones a un nivel mucho más global, dota de un poder mucho mayor a los ciudadanos del que podían tener hace años. Nuestro mensaje puede llegar a difundirse con mucha mayor facilidad.

Como se comentó en una de las rondas de preguntas, puede ser mucho más interesante que los ciudadanos operemos como un lobby, el cual ejerce una presión de una importancia singular sobre gobiernos, políticos, empresarios, etc. Estos son muy efectivos, pero nunca los vemos haciéndolo en la calle, congregados en una manifestación. Actuar como un lobby puede llegar a ser mucho más efectivo, e internet nos proporciona el medio idóneo para hacerlo.

También cabría que señalar algo que recientemente los gobiernos parecen tender a olvidar descaradamente en ocasiones, con cierto disimulo en otras, pero en definitiva vemos coartada nuestra libertad, nuestros derechos y nuestra capacidad de acción en muchos aspectos. No debemos olvidar que los ciudadanos tenemos derecho, y debemos no solo exigir nuestros derechos sino luchar por no perderlos. Lo triste es que tengamos que luchar contra quienes supuestamente nos representan para mantener los mismos.

Por otra parte me pareció fundamental la idea de que la Administración Pública, como pública que es debería liberar aquello que genera, información, programas, estudios, en definitiva cualquier información que no sea un secreto de estado. Es importante que así sea para que no haya solapamiento, para que no se invierta varias veces en lo mismo, en cosas que ya se han hecho, que ya existen, por las que ya se ha pagado. Primero porque la transparencia debería ser un principio básico de la Administración Pública, y por otro porque el dinero debe ser administrado de la forma más coherente y eficiente, y no es ni coherente ni eficiente pagar varias veces por lo mismo, pudiéndose usar dicho dinero para otros fines.

Estas son algunas de las ideas que me he llevado del iCities y breves reflexiones que me ha suscitado el contenido de las ponencias en este primer día. Probablemente, y dada la hora a la que escribo esto, no me haya explicado de la mejor forma, aún así espero que se entienda lo que quiero comentar.

Desconferencias


Muchas veces, en las conferencias uno se termina perdiendo entre las ideas más importantes de lo que el responsable de la conferencia desea transmitir y gran cantidad de relleno o ideas adicionales que desvían la atención de los puntos de mayor relevancia.

Me gustan e interesan mucho las conferencias, pero agradezco una idea como la que plantea Descon2, un proyecto que pretende organizar desconferencias de forma periódica en Canarias.

Las desconferencias son conferencias en las que se intenta evitar, ya sea total o parcialmente, uno o más aspectos de una conferencia convencional, como pueden ser las charlas de larga duración, los precios de entrada desproporcionados o las presentaciones comerciales. También se espera que los propios participantes y asistentes toman un papel más activo.

Lo que más me interesa de este proyecto es que toma el modelo de otras desconferencias y de iniciativas relacionadas, que es el Pecha Kucha, que propone 6 presentaciones por sesión, con una duración de 6 minutos por exposición, a la que proseguirá una ronda de preguntas de 4 minutos. De esta forma quien expone se ve obligado a ser breve e ir al grano, exponer solo lo que es fundamental para la comprensión de lo que desea compartir con nosotros.

Claro que podemos estar interesados en saber más sobre lo que nos cuentan, para ello podremos hacer uso de la red, o bien recurrir a las fuentes de información que nos faciliten en la desconferencia.

El primer evento de Descon2 se celebrará mañana en el iCities en Candelaria, a las 9 de la mañana, pero la cosa pinta bien, y la segunda cita de este tipo de eventos ya está en marcha y se está trabajando para que se celebre lo antes posible.

Desde aquí mi enhorabuena para este proyecto que sin duda me parece muy interesante y al cual le deseo un futuro exitoso. Espero que se mantenga la idea de que sea un canal de comunicación para temática diversa, y que no se centre fundamentalmente en la informática e internet.

El P2P, la Cultura, la Ministra y demás cuestiones


Supongo que todos estarán al tanto del revuelo que se ha generado por el nombramiento de la nueva Ministra de Cultura Ángeles González-Sinde. Yo creo, igual que comenta Pablo en su blog, que es un poco desmesurado todo esto de los banners y los grupos en Facebook pidiendo una dimisión a las pocas horas del nombramiento. Está claro que por los comentarios de la ahora ministra, se intuye que ocupa el cargo con un claro prejuicio hacia internet y la comunidad que hay en torno a la red de redes. Por otra parte, quienes pusieron el grito en el cielo desde un primer momento tampoco parecen responder a una actitud demasiado objetiva con respecto al tema que nos atañe. Creo que aún conociendo las ideas que en el pasado ha manifestado González-Sinde, habrá que ver qué cosas propone ahora que ocupa el cargo de Ministra de Cultura. Porque tampoco hay que olvidar que, al menos si quiere ser coherente, que vamos a pensar, al menos por ahora, que querrá serlo, que es bien diferente ser presidenta de la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de España, que ser Ministra de Cultura. Aunque también es cierto que la coherencia no es algo que se lleve hoy en día en política. De cualquier forma, no creo que González-Sinde sea peor que otros personajes que han sido y serán Ministros de Cultura.

Que la clase política no tiene ni idea de internet creo que es algo en lo que estamos todos de acuerdo. De hecho estamos viendo que ha tenido que con los años que lleva la red con nosotros, no es hasta ahora cuando algunos políticos se están intentando adentrar en este medio de forma muy tímida, hay excepciones, pero en líneas generales, las clases dominantes, no solo políticos, medios de comunicación, empresarios y demás le tienen un miedo espantoso a internet. De hecho siempre ronda por la cabeza de estos grupos la idea de controlar internet, de poner barreras, de limitar esto y lo otro… Estas ideas para internet son como si los políticos de hoy en día aún pensaran como los reyes de la Edad Media.

También está claro que los políticos en la actualidad tienden a estar más cerca de ciertos grupos que de otros, y desgraciadamente los ciudadanos somos los que generalmente salimos peor parados de las decisiones que toman los políticos, que parecen casi siempre más interesados en beneficiar el empresario que al trabajador. Sobre todo en la actualidad da la sensación de que tras un aumento de las libertades, volvemos a los tiempos de las imposiciones, las limitaciones y el control. Es como si en vez de permitirnos madurar como sociedad, dejar que nos convirtamos en adultos, traten de mantenernos en un estado infantil de forma artificial, porque a fin de cuentas es mucho más fácil mantener controlados a una masa infantiloide que a personas críticas, con ideas propias y que no está dispuesta a obedecer órdenes que no necesariamente sean positivas ni coherentes. Es como el famoso dicho de los adultos cuando replican a sus hijos diciéndoles que a los mayores no se les contesta.

Yo estoy de acuerdo con Casciari y con Pablo en cuanto a la remuneración de los creadores. Mientras vivamos en un sistema capitalista, yo no tengo problema con que la gente trate de ganar dinero con lo que crean.  El problema está en los precios desmesurados que tiene la cultura en la actualidad y las restricciones cada vez mayores que se imponen al acceso a la misma. Y creo no equivocarme si digo, igual que lo hace Casciari, que la mayoría de las personas estamos dispuestas a que los creadores sean remunerados por lo que hacen, lo que no estamos dispuestos es que nos roben y tampoco a que traten de restringirnos cada vez más, en cuanto al acceso a la cultura. Estoy dispuesto a pagar una cantidad X por ver una película, escuchar un álbum de mi artista preferido, leer un libro, pero si lo hago, quiero poder hacer el uso que me plazca de dicha obra. Lo primero es que quiero un fácil acceso a la misma, y luego quiero poder copiarla, verla donde yo quiera, cuando yo quiera y sin anuncios anti (la mal llamada) piratería.

Cabe destacar otra idea, y es la de los intermediarios. Los intermediarios son personas o entidades que cobran por estar en medio, hacen algo, pero generalmente no aportan nada sustancial, simplemente se interponen entre el creador y el consumidor, colocándose en dicha posición de una manera hábil y explotándola al máximo. Cuando no existía internet, era difícil prescindir de estos intermediarios, sobre todo porque sin ellos el eco que podías generar era mucho menor. En la actualidad, con internet como herramienta de difusión, una persona puede perfectamente prescindir de intermediarios, puede plantarse en la red, colocar en ella su creación y convertirse en una estrella. Ya no necesitas que alguien grabe tu música en un CD, tu película en un DVD o imprima tus ideas en un libro de tapa dura. Ahora puedes grabar tus canciones y ponerlas en la red, incluso usando servicios gratuitos. Y puedes hacer una difusión de tu música por todo el mundo.

Está claro que internet permitiría, prescindiendo de los intermediarios, reducir drásticamente los precios de la cultura. Si a ello le sumamos que ya no se requieren soportes físicos, y que la difusión de un trabajo puede ser mucho mayor que por las vías hasta ahora habituales. Esto significa, que gracias a internet, sería posible que los consumidores pagásemos un precio muy bajo por acceder a la cultura, y este precio iría íntegramente al creador, de forma que ganaríamos ambas partes. Es evidente que a los intermediarios, que tienen mucho poder, esta idea no les gusta nada, y no están dispuestos a perder esta batalla sin una buena lucha, pero al final no tendrán ninguna oportunidad.

Limitaciones absurdas en internet


Ya he comentado alguna vez lo absurdas que me parecen algunas limitaciones o restricciones que tratan de implantarse en internet. Un buen ejemplo, son las restricciones geográficas, que impiden al usuario visualizar un determinado contenido si se encuentra fuera de un país determinado. Aunque hay forma de saltarse estas restricciones, el simple hecho de que existan es absurdo, no tienen sentido en un medio como internet, un medio que derriba las fronteras.

Por si las limitaciones geográficas no fueran suficientemente absurdas, parece que algunos siempre se empeñan en ponerle la guinda al pastel, aunque en este caso estoy seguro de que alguien con empeño puede superar también esto. Lo más “innovador” (nótense las comillas, denotan ironía) es que las oficinas virtuales tengan horarios.

Las máquinas no han evolucionado ni reclaman sus derechos ante los humanos, aunque lo parezca: las oficinas virtuales de dos consejerías del Gobierno de Canarias trabajan con horario fijo e incluso una de ellas librará el próximo 1 de mayo, Día del Trabajador.

Pero no solo las oficinas virtuales de ciertos sectores dependientes del Gobierno imponen horarios en la red, también algunos bancos parecen haber hecho esto, mi madre se quedó pasmada hace unos días cuando vio en la web de su banco que sólo podía realizar unas operaciones en un horario determinado.

Esto no tiene ningún sentido, de hecho creo que es absurdo y hace que este servicio, de las oficinas virtuales, que supuestamente fueron implantadas para, en teoría, facilitar a los ciudadanos la resolución de sus trámites oficiales sin moverse de casa, contribuyendo a descongestionar las dependencias físicas de los organismos; pierden gran parte de su funcionalidad.

Es lógico que quienes tramiten las operaciones que nosotros enviamos vía internet, si no están totalmente informatizadas, tengan un horario de trabajo, y que por tanto tramitarán nuestras peticiones en cuanto estén desempeñando su trabajo, pero eso no quita que yo pueda hacer las peticiones pertinentes a la hora que mejor me convenga.

No se si esto de los horarios en las oficinas virtuales se da también en otras comunidades autónomas, espero por el bien de sus ciudadanos que no, pues que ocurra en Canarias ya me parece suficientemente lamentable.

Visto gracias a Jose Frechín

Los malvividores han vuelto


http://vimeo.com/moogaloop.swf?clip_id=3911085&server=vimeo.com&show_title=1&show_byline=1&show_portrait=0&color=01AAEA&fullscreen=1

Creo que, llegada la mitad de la temporada de Malviviendo, puedo decir que es de lo mejor que se ha hecho en internet y me declaro fiel seguidor de la serie. Es simplemente genial, y este nuevo episodio deja claro que esta gente mantiene el listón siempre alto, las historias son divertidas, entre los diálogos no solo se esconden frases graciosas y momentos divertidos, sino también puntos críticos que hacen de esta serie una creación sin igual.

Espero que disfruten del nuevo episodio tanto como yo.

Internet, la nueva gran ciudad…


Stephen Fry

En este caso, me voy a limitar prácticamente a citar un pequeño texto, porque creo que es tan brillante que poco se puede añadir. Con tanto alarmismo en lo que a internet se refiere, y con tantos políticos e instituciones de diversos tipos tratando de meter sus grasientas manos en algo tan complejo como es internet, sin tener la más mínima idea en muchas ocasiones de lo que están hablando, es conveniente compartir este texto, ya que su sencillez para explicar este medio lo hace comprensible incluso a aquel que no esté familiarizado con el mismo.

Pero Internet es como una gran ciudad y, como todas las ciudades, tiene bibliotecas monumentales, y teatros, y museos, y un montón de sitios en los que encontrar información. Tienes infraestructuras fantásticas, y museos especializados, no solo generales. Pero hay también suburbios, y barrios de prostitutas, y sitios realmente sórdidos en los que no querrías ver a tus hijos paseando solos.

Y piensas, “¿pero cómo voy a saber en esta ciudad qué tiendas venden cosas buenas y cuáles malas? ¿Cómo saber qué calles son seguras y cuáles no lo son? Pues el caso es que te enteras. Y lo último que necesitas son unas autoridades hipertrofiadas, un montón de documentos de identidad o unos guardaespaldas acompañándote por toda la ciudad porque no puedes confiar en ti mismo o en tus hijos para ello.

La gente tiene que entender que Internet es una ciudad nueva, una ciudad virtual, y que por supuesto, habrá partes de esa ciudad que no les gusten. Pero no te vas a cargar Londres porque tenga un barrio de prostitutas…

Así lo expone Stephen Fry en una entrevista para la BBC.

Vía | Alt1040

Malviviendo de nuevo


http://vimeo.com/moogaloop.swf?clip_id=3479674&server=vimeo.com&show_title=1&show_byline=1&show_portrait=0&color=01AAEA&fullscreen=1

Siempre llego con unos días de retraso, pero como dicen que más vale tarde que nunca. La gente de Malviviendo ya ha puesto en la red, para el deleite de todo el que los siga y el que no lo hace aún, no se a qué está esperando, el nuevo episodio de esta genial serie.

Por lo que cuentan el 26 de marzo estrenan el quinto capítulo, y como dicen que con este alcanzarán la mitad de la temporada sabemos ya que piensan hacer diez capítulos, con lo que aún tenemos Malviviendo por un tiempo, hasta que les llegue un bien merecido descanso, tras el cual evidentemente esperamos que vuelvan con la misma fuerza que en esta primera, o incluso más si es que eso fuera posible.

Pasar etiquetas a categorías y viceversa en WordPress


Yo no se cómo lo hará el resto de la gente que usa WordPress, desde que en WordPress aparecieron las etiquetas o tags, por eso primero voy a exponer cómo las uso, ya que así se entenderá mejor la razón de este post y de mi reflexión posterior.

Las categorías, para mi son aquellas que componen los temas que suelo tratar en este blog. Las etiquetas en cambio son lo que podríamos decir palabras clave de los posts. Claro que estas últimas también se pueden repetir, pero ello no significa que considere necesario convertirlas en categorías. Por poner un ejemplo: yo tengo una categoría que se llama política, ya que es un tema recurrente en este blog; por otra parte tengo como etiquetas Canarias y España. Cierto que estas dos etiquetas se repiten con bastante frecuencia, pero no considero que en este blog se hable de Canarias y de España como tales, sino generalmente dentro del contexto de algún otro factor, por ejemplo la política. Entonces tengo política como categoría y luego si quizá hablo de alguna cuestión política en Canarias, la etiqueta que lo especifica.

Pero puede ocurrir que lo que comienza como una etiqueta pase a ser un concepto al cual te gustaría dedicar una categoría. Evidentemente esto se puede hacer, creando esta categoría y luego manualmente editando cada post asignándole esa categoría y borrando la etiqueta del mismo nombre, pero esto es algo tedioso. Quizá haya otra forma de hacerlo, si alguien la conoce y me la cuenta le estaré muy agradecido, pero aparentemente no le veo otra solución.

En las versiones más nuevas de WordPress se pueden pasar todas las categorías a etiquetas, lo cual me parece una opción poco elaborada. Principalmente porque no creo que sea interesante, al menos no en mi caso, convertir todas las categorías en etiquetas. A mi me interesaría poder convertir alguna categoría en etiqueta, de forma idividual, ya que igual que puedo considerar una etiqueta para convertirla en categoría, puede ocurrir lo inverso, y quiera convertir una categoría a la que le doy poco uso en una etiqueta.

Yo creo que podría ser una interesante que WordPress pusiera a nuestra disposición una forma sencilla de poder convertir una etiqueta determinada en categoría o bien una categoría en etiqueta. De forma que además esto se modificase en todos los posts asignados a determinada categoría o etiqueta.

Viejas barreras en un medio que las traspasa


Hace mucho tiempo indignado con un aspecto de nuestra realidad que para mi no tiene sentido. Vivimos en un mundo interconectado, sobre todo en el aspecto económico el neoliberalismo ha hecho todo lo posible por derrumbar las barreras geográficas y moverse por el mundo a su antojo. Así ocurre que las empresas desplazan sus fábricas a países en los que pueden explotar aún más a los trabajadores, el dinero fluye por el mundo como el aire y los problemas económicos generados en un lugar afectan al resto de países ya que son como un virus que viaja por las venas del capitalismo invadiendo todo el organismo.

En este mundo, hipócrita, mientras se genera esta interconexión, se mantienen algunas barreras que hace tiempo deberían de haber desaparecido. Si se bendice el libre mercado y se aúnan esfuerzos para llevar esta idea al extremo, por qué no se hace el mismo esfuerzo para que las personas puedan danzar por el mundo a su antojo y también lo pueda hacer la información, la cultura, el conocimiento… Es precisamente en este último aspecto en el que quiero centrarme en este caso.

Vivimos en la era de internet, hoy en día, gracias a esta herramienta, el mundo se hace más pequeño y nos es más fácil saber lo que ocurre en el lado opuesto del planeta. Aún así, por motivos que no termino de comprender, aunque intuyo que económicos, nos tropezamos con frecuencia con limitaciones geográficas en un medio que en realidad no entiende de estas.

Hace mucho tiempo que manifiesto mi descontento porque series, películas, música y demás se publican en el otro lado del charco en un momento determinado y pasan en ocasiones meses o incluso años hasta que nos llegan a nosotros, al menos por la vía que ellos quieren que usemos. Esta es una de las razones más importantes por las que recurro a los sistemas peer to peer. No quiero esperar meses o años para poder ver una película que en Estados Unidos ya está incluso en DVD. Sobre todo porque tampoco entiendo el razonamiento que podría tratar de explicar esta realidad. Y sobre todo en el caso de las películas el doblaje no puede ser una razón para ello, porque desde que se termina una película, hasta que ésta llega a los cines pasa bastante tiempo, tiempo en el que se podría doblarlas sin problemas, práctica que por otra parte no convence demasiado, pero eso es otra cuestión. Como generalmente me niego a esperar, con frecuencia descargo estas películas.

Se empiezan a desarrollar algunas ideas interesantes, y aparecen en la red proyectos que por fin parecen darse cuenta de que el mundo está cambiando, como Hulu y Spotify. Pero cuando uno empieza a ponerse contento descubre que se les ponen restricciones geográficas. Cierto que con algunos trucos se puede engañar al sistema, pero lo lamentable es que haya que recurrir a ellos.

Sigue leyendo

Zonámbulos


Finalmente Zonámbulos está en la red, y ya pueden pasar a ver la casa por dentro. Se trata, en palabras de Miguel de Canarias Bruta, “del primer blog de ocio nocturno profesionalizado de Canarias. En el encontrarán firmas de algunos conocidos bloggers de las islas, de ambas provincias, que todos los días nos contarán la oferta de ocio nocturno del archipiélago. Desde conciertos y teatros hasta los garitos más interesantes para salir a tomarse algo.

Pues eso, que allí estaremos unos cuantos recopilando toda la información interesante que encontremos para que no tengan que quedarse en casa aburridos. Y como generalmente en estas islas, no se sabe bien por qué, nunca te enteras de las cosas que acontecen sino cuando ya han pasado, este puede ser su blog de referencia, el lugar en el que conocer lo que se puede hacer en las islas para pasar un buen rato.

Espero que les guste, que les sea útil y que lo disfruten.