Los malvividores han vuelto


http://vimeo.com/moogaloop.swf?clip_id=3911085&server=vimeo.com&show_title=1&show_byline=1&show_portrait=0&color=01AAEA&fullscreen=1

Creo que, llegada la mitad de la temporada de Malviviendo, puedo decir que es de lo mejor que se ha hecho en internet y me declaro fiel seguidor de la serie. Es simplemente genial, y este nuevo episodio deja claro que esta gente mantiene el listón siempre alto, las historias son divertidas, entre los diálogos no solo se esconden frases graciosas y momentos divertidos, sino también puntos críticos que hacen de esta serie una creación sin igual.

Espero que disfruten del nuevo episodio tanto como yo.

Malviviendo de nuevo


http://vimeo.com/moogaloop.swf?clip_id=3479674&server=vimeo.com&show_title=1&show_byline=1&show_portrait=0&color=01AAEA&fullscreen=1

Siempre llego con unos días de retraso, pero como dicen que más vale tarde que nunca. La gente de Malviviendo ya ha puesto en la red, para el deleite de todo el que los siga y el que no lo hace aún, no se a qué está esperando, el nuevo episodio de esta genial serie.

Por lo que cuentan el 26 de marzo estrenan el quinto capítulo, y como dicen que con este alcanzarán la mitad de la temporada sabemos ya que piensan hacer diez capítulos, con lo que aún tenemos Malviviendo por un tiempo, hasta que les llegue un bien merecido descanso, tras el cual evidentemente esperamos que vuelvan con la misma fuerza que en esta primera, o incluso más si es que eso fuera posible.

Zapatero promueve el turismo sexual


Ya se que esto tampoco tiene mayor relevancia, pero es que me hizo mucha gracia, realmente creo que ha sido la frase del día, porque me he reído mucho. Vaya, vaya con Zapatero que bajo ese traje y corvate se esconde todo un guarrete que piensa en follar mientras habla del turismo español en Rusia.

Ahora en serio, ahora mismo le dará mucha vergüenza, pero estoy seguro que en unos años él se podrá reír de esto más que ninguno de nosotros ahora mismo.

Los conservadores del porno


Siempre me ha hecho mucha gracia la doble moral de algunas personas, en ocasiones también dan ganas de llorar, pero es lunes y es mejor empezar la semana con buen humor. Cuando hablamos de doble moral, en seguida nos vienen a la cabeza los conservadores. ¿Por qué razón? Porque es normal que ante el cambio de los tiempos alguien se sienta tentando y no pueda mantenerse firme siempre a los argumentos que le atan al pasado, a las costumbres más oscurantistas, a tener el no a todo siempre en la boca. Es comprensible, y es por ello que lo lógico sería que esta gente admitiera abiertamente que hay que ser un poco más flexible, ya que andar todo el día empalado por un palo de escoba produce una rigidez difícil de soportar hasta al hombre más recto de todos.

El problema es que los conservadores, normalmente, no tienen el valor suficiente de admitir abiertamente que para algunas cosas no son tan conservadores, y de ahí que, cuando se descubren según que cosas, corran ríos de tinta revelando los escándalos más estrambóticos de personajes que alardeaban de su firme postura conservadora.

Ahí están los conservadores machacando día sí y otro también a todo tipo de colectivos, sobre todo a los homosexuales, y luego a más de uno lo han pillado practicando eso que aparentemente desprecian. Ahí están alardeando de tirantes y cuando se los quitan les gusta tener prácticas sexuales cuanto menos sorprendentes para la postura que defienden públicamente.

Así son los conservadores, ocultos en su oscura cueva moralista, señalando con el dedo acusador y teniendo sexo solo con fines reproductivos, con las luces apagadas y mediante una agujerito en la manta. Claro que esa oscuridad está teñida por el resplandor del monitor del ordenador que usan para ver porno y masturbarse como cosacos. Son los conservadores del porno, gracias a ellos este sigue siendo una industria bastante prolífica.

Datos recientes evidencian que los estados norteamericanos más religiosos y conservadores son los que consumen más pornografía on-line. Y más aún, muchos de esos que ponen el grito en el cielo por la zoofilia, la coprofagia y el fisting, son luego los que más buscan este tipo de contenido en la red. ¿Se harán cortes en los muslos después de haberse masturbado con las imágenes de una mujer o un hombre manteniendo una relación sexual con un caballo mientras mastica excrementos y se mete puños de plastico por el ano? ¿Confesarán esto al cura de su iglesia? Quizá si, porque quizá el cura hace exáctamente lo mismo, a lo mejor incluso intercambian contenido de este tipo los domingos en misa por debajo de la mesa.

Vía | Guerra Eterna

Malviviendo por segunda vez


Supongo que se acordarán del primer capítulo de Malviviendo, esa serie que fue concebida para ser emitida por internet (en caso de no haberlo visto no se a qué están esperando). Esto no debe hacer pensar a nadie que supone que sea algo cutre y falto de calidad, todo lo contrario, yo diría que la calidad de los dos episodios hasta ahora rodados de Malviviendo es tal, que ya le gustaría a la mayor parte de la ficción nacional emitida por televisión poder al menos acercarse a su nivel. Todos los aspectos de esta serie me parecen dignos de alabanza.

En esta ocasión el episodio cuenta también con un título, “La cosecha” y ya habiéndolo visto puedo afirmar que no defrauda de ninguna manera, mantiene el nivel bien alto y hace que desees que pase rápido el tiempo para poder ver la tercera entrega de Malviviendo.

Desde aquí reitero mi enhorabuena a todos los que hacen posible esta pedazo de serie.

http://vimeo.com/moogaloop.swf?clip_id=2709054&server=vimeo.com&show_title=1&show_byline=1&show_portrait=0&color=&fullscreen=1

Por cierto, que la página también está actualizada y cada vez más interesante, no dejen de visitarla.

Malviviendo


A lo largo de los años, en la red han surgido varios proyectos de producción audiovisual específicamente para internet. Uno de los proyectos que recientemente ha ganado en notoriedad es Qué vida más triste, que ha dado el salto desde la web a la televisión convencional. Pero a mi hasta ahora ninguno me había logrado interesar y menos aún enganchar. Ni los noticieros de Mobuzz (que recientemente han dejado de ser), ni los capítulos de Qué vida más triste, ni sus semejantes me convencieron.

Todo lo contrario es lo que me ha ocurrido con Malviviendo. Para introducir un poco el proyecto cabría señalar, como puede leerse en su web, que son un grupo de jóvenes que han terminado los estudios y tras engrosar las listas del paro han decidido dar un paso al frente y crear su propia serie, sin presupuesto de producción (¿acaso 40 euros para el primer capítulo puede considerarse presupuesto?), con pocos medios técnicos y con mucha imaginación. El resultado es Malviviendo, una serie, que me tenía ganado cuando vi la presentación inspirada en la serie Dexter.

A pesar del bajo presupuesto con el que han contado, el resultado es muy profesional, da gusto verlo. Los detalles muy cuidados, la cámara siempre situada en ángulos que hacen interesante la imagen, y una historia que destila ironía y humor. Sus personajes parecen sacados de un barrio cualquiera, quiero decir que al verlo uno tiene la sensación de que les conoce porque en todos los barrios al fin y al cabo terminas teniendo algún tipo de relación o encuentros con alguna de estas personas, como mínimo con un gorrilla cuando vas a buscar aparcamiento por fuera del hospital o incluso en tu misma calle.

Si Malviviendo te gusta y quieres seguir la serie, ésta tendrá una periodicidad mensual, y los capítulos se estrenarán en la última semana de cada mes. De todas formas, para más información pueden visitar la página web de Malviviendo, e incluso si se sienten generosos y tienen ganas de apoyar este proyecto, allí podrán hacer una pequeña donación para ayudarles a mantener un nivel tan bueno, o incluso mejorarlo.

Me gustaría aprovechar también para expresar, desde este blog, mi enhorabuena a los creadores del proyecto y desearles mucha suerte con el mismo.

http://vimeo.com/moogaloop.swf?clip_id=2336301&server=vimeo.com&show_title=1&show_byline=1&show_portrait=0&color=&fullscreen=1