El suicidio egoísta


Generalmente cuando estoy estudiando teoría no hago más que relacionar sucesos actuales con las explicaciones de los clásicos. En este caso les voy a hablar de Durkheim, quien tuvo un tremendo influjo en la tarea de lograr la consolidación de la sociología como disciplina independiente y como materia académica y científica autónoma.

Durkheim en su fabuloso estudio sobre el suicidio descubrió tres tipos de suicidio (cuatro posibles en realidad, pero al cuarto no le presta demasiada atención). Como indica el título del post yo me voy a centrar en el suicidio egoísta, el cual pasaré a explicar brevemente para posteriormente aplicar esta teoría a sucesos recientes.

El suicidio egoísta es aquel que es ‘inversamente proporcional al grade de integración de los grupos de los que el individuo es parte’. La intensidad de los ligámenes religiosos, familiares y políticos frena la tendencia a la autodestrucción suicida de quienes puedan sentirse tentados por ella. En definitiva, la integración actúa como freno a las fuerzas sociales suicidogénicas.

En resumen, el suicidio egoísta es aquel cometido por quienes no están integrados o lo están de manera muy reducida.

Explicada la teoría vamos a los hechos. En la actualidad ya se han dado varios casos de sujetos que entran en una escuela, armados disparan a alumnos y profesores, muchas veces de forma indiscriminada y finalmente se quitan la vida. En muchos de estos casos, descubrimos que el asesino y suicida era una persona poco integrada o perteneciente a una minoría de excluidos. A pesar de que en estos casos no sólo se quiten la vida a sí mismos, sino que también se la arrebatan a otros, lo que evidentemente convierte este hecho en una tragedia, lo que se esconde detrás generalmente es un suicidio egoísta. Un suicidio cometido por la falta de integración.

Aunque esta relación parece evidente, puede ser reveladora en el sentido de que intentando tratar los casos de exclusión de determinados jóvenes, se podrían evitar futuras situaciones de este tipo. Digamos que si en las escuelas se prestase atención y se intentase determinar qué sujetos viven excluidos y se trabajase con ellos, para evitar dicha exclusión o al menos que ésta no sea tan drástica y dura para el afectado, se podría reducir el potencial suicida y asesino en casos señalados. Creo que sobre todo en una sociedad como la norteamericana, donde el acceso a armas de fuego es relativamente sencillo, prácticas de este tipo podrían ser positivas, ya que parece que este fenómeno de jóvenes que asesinan a compañeros de clase y profesores y luego se quitan la vida va en aumento.

Es por este tipo de razones por las que los sociólogos, aunque aún bastante ignorados o desconocidos son importantes en prácticamente todos los ámbitos de la sociedad. Con la sociología se puede trabajar sobre muchas cosas y la sociedad los necesita más que nunca creo yo.

[tags]Durkheim, suicidio, suicidio egoísta, exclusión, sociología[/tags]

Estados sucesores y la subordinación del pueblo


Estaba estudiando teoría sociológica y me topé con Gumplowicz, quien plantea una cuestión muy interesante con respecto a los ‘estados sucesores’, concepto que entenderán mejor cuando hayan leído el post.

Gumplowicz prestó especial atención a la aparición y mantenimiento del aparato estatal como herramienta de control y dominio de un grupo sobre otro u otros. Su aportación en este terreno fue descollante, puesto que hoy todavía su teoría del origen del estado sigue siendo considerada como la más plausible por la ciencia social. Gumplowicz concluyó que el aparato político al que llamados estado no fue creado para promover el bienestar de sus súbditos. Su origen histórico se encuentra siempre en la conquista de un pueblo por otro, seguida por la instauración de un estrato superior de conquistadores que se ve obligado, para consolidar su dominio, a montar un aparato administrativo permanente, por rudimentario que sea. El origen remoto de este proceso es económico, puesto que entraña el paso del saqueo por incursión al saqueo rutinario mediante las contribuciones de los vasallos a los señores o al soberano. Mediante el aparato político y administrativo -el estado- una comunidad explota regularmente a otra, sometiéndola o esclavizándola, es decir, rutinizando su dominio, sobre todo a través de una red fiscal e impositiva.

Las pesquisas históricas posteriores confirman la hipótesis de Gumplowicz. Los historiadores suelen llamar ‘estados sucesores’ a los que resultan de la fragmentación imperial. Estos últimos no son una excepción a la hipótesis de Gumplowicz puesto que si del origen histórico se trata, éste sigue siendo la conquista y la rutinización posterior del dominio. Además, y en no pocos casos, una casta formada por los estamentos herederos de los conquistadores continúan dominando por largo tiempo a las clases subordinadas otrora conquistadas por sus antepasados. Se trata sólo de convertir una provincia imperial en un estado. Una clase emergente se separa de la metrópoli conquistadora y hereda la conquista: el pueblo sigue subordinado.

Esto es un extracto del libro “Teoría sociológica clásica” de Salvador Giner. Me interesa porque es la crítica que siempre hago a los movimientos independentistas. Éstos, desde el punto de vista de la clase dominante son lógicos porque con la independencia éstas tendrán un control total de su región y por tanto también de la economía pudiendo mover los hilos a su antojo. En cambio el pueblo, del que generalmente la clase dominante tiene que obtener el apoyo para lograr la independencia de la metrópoli o estado central, vive en cierta medida engañada, porque la esperanza de alcanzar un mayor grado de bienestar con la independencia no es más que un sueño que no se verá reflejado en la realidad si ésta se consigue. El pueblo parece condenado a vivir como un perro, lo único que cambia es el dueño y la correa, pero la vida sigue igual de mal.

Esta es una de las razones por las que critico las ideas independentistas, porque me parecen un timo, un engaño, no son más que la intención de que el control pase de unas manos a otras, nunca una mejoría real para el pueblo.

[tags]Gumplowicz, teoría sociológica, independentistas, nacionalismo, estado, poder, subordinación[/tags]

Barcelona me espera


Barcelona

Pues como ya les comentaba hace un tiempo, me voy unos días para ir a Barcelona, esa preciosa ciudad que tanto me gustó la primera vez que no parado de desear regresar allí. En este caso acudiré al congreso de sociología que allí se celebra y luego aprovecharé dos días más para disfrute personal.

De todas formas intentaré conectarme de vez en cuando y escribir algún post, así como dejar alguno programado para su publicación en días venideros. Nada más, espero que sigan disfrutando del blog, y disculpen si no actualizo al mismo ritmo al que normalmente lo hago pero es que voy a estar un poco liado y sin un acceso fijo a un ordenador dado que un portátil es algo que no tengo y que de momento tampoco me puedo permitir.

[tags]Barcelona, Congreso de Sociología, viaje[/tags]