Ascó, un chiste sin gracia


Radioactividad

El Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) no descarta ahora que exista riesgo radiológico derivado del escape radioactivo de la central nuclear de Ascó-1, tal y como se puede leer en su respuesta a Greenpeace de ayer miércoles 14 de mayo. Greenpeace considera muy significativo este cambio de actitud del CSN, ya que desde el primer momento (tras hacer Greenpeace público la existencia del escape el pasado 5 de abril), el Consejo ha estado afirmando reiteradamente, de forma acientífica y totalmente falta de rigor, que “descartaba riesgo radiológico en Tarragona”.

Hace ya unas cuantas semanas exponía lo siguiente en un post: “Yo espero que la cosa quede así. Que realmente sea un incidente que no suponga un peligro mayor tanto para personas como para el medio ambiente. Pero visto lo visto, cómo ha ido ganando en gravedad con el paso de los días, aún dudo que éstas hayan sido las últimas noticias acerca del incidente.

Como pueden ver, no me equivocaba al cuestionar que aquello fuera el final de este chiste sin gracia en el que se ha convertido el escape de la central nuclear Ascó. Una vez más podemos ver con claridad la verdadera cara de la energía nuclear y de quienes están detrás de la misma. Se miente, se oculta, se calla y se manipula, sin escrúpulos, todo sea por mantener el “buen nombre” de esta energía tan “limpia“, y si para ello hay que mentir acerca de elevados índices de radioactividad, pues se miente, ¿qué más dará que la gente se exponga a ésta? No les importa, a los de las centrales nucleares, exponer a la población y al medio ambiente a riesgos radiológicos innecesarios e indebidos.

Veremos como continúa todo esto, pero en cualquier caso, creo que este caso debe mantenerse en la memoria, pues muestra la clase de gente que se encuentra operando en la sombra de las chimeneas de las centrales nucleares.

¿Y ésta es la energía del futuro?


Lo de la central nuclear de Ascó es un cachondeo. Lo primero es que hubo una fuga de partículas radioactivas, sobre las que nadie dijo nada, ni la Asociación Nuclear Ascó-Vandllòs II (ANAV) ni tampoco el CSN, hasta que Greenpeace dio la voz de alarma. Entonces los de Ascó afirmaron que había algunas partículas rondando por las afueras de la central, pero que, como no podía ser de otra manera, su radioactividad era prácticamente inexistente y no suponían un peligro para la población. Poco después se supo que en la central ya sabían que sus primeras mediciones de la radioactividad no eran ciertas, y que ésta era 100 veces superior a la admitida por los responsables de Ascó. Posteriormente el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) reclasificó el escape radiactivo ocurrido el pasado 5 de abril en la central nuclear de Ascó (Tarragona) para elevarlo al nivel 2 (categoría de “incidente“), de acuerdo a la escala internacional de sucesos internacionales.

A pesar de todo se sigue afirmando que este incidente no tiene mayor gravedad, y que no hay por qué preocuparse. Lo que pasa es que mientras nos dicen esto, el CSN detecta radiación en un camión en Reus procedente de Ascó. No se hasta que punto las partículas radioactivas, que se están dispersando cada vez más, son realmente inofensivas. Lo que está claro es que este incidente, como lo llaman ellos, está teniendo una envergadura mucho mayor de la que en un principio se quiso admitir. De hecho, de no haber sido por Greenpeace, seguramente no habríamos sabido nada acerca de todo este tema.

Yo espero que la cosa quede así. Que realmente sea un incidente que no suponga un peligro mayor tanto para personas como para el medio ambiente. Pero visto lo visto, cómo ha ido ganando en gravedad con el paso de los días, aún dudo que éstas hayan sido las últimas noticias acerca del incidente. El CSN ha anunciado que impondrá una multa de 30 millones de euros a la central nuclear Ascó. Curiosamente ésta ya había sido multada en el año 2002. Esto nos lleva a lo de siempre, los incidentes y los problemas en las centrales nucleares son mucho más frecuentes de lo que a muchos les gustaría admitir.

Sigue leyendo

Energía renovable vs. energía nuclear


Con una búsqueda en este blog verán que se ha hablado bastante aquí sobre las energías renovables y la energía nuclear. Pero no podemos dejar de hablar de ello porque sigue siendo un tema de actualidad y entre las dos corrientes hay un claro enfrentamiento.

El lobby pro nuclear es muy fuerte y por alguna razón también existe un elevado número de fanboys de este tipo de energía. A mi me parecen personas incoherentes. No voy a enumerar nuevamente todos los puntos negativos de la energía nuclear, pero si decir que es más fácil hablar en favor de ella teniendo las centrales a una distancia prudente.

Creo que tras tantos años ha quedado demostrado que la energía nuclear no sólo es carísima a nivel económico, sino también un atentado contra la salud pública. Además, estamos en un punto en el que paulatinamente podríamos desmantelar todas estas instalaciones, y dar paso a las energías renovables que están demostrando una efectividad que se supera mes a mes.

Con las energías renovables se puede alcanzar en un futuro el autoabastecimiento energético total, sin depender de otros países. La energía nuclear en cambio termina vinculándonos de una u otra forma del exterior, o bien para importar uranio o para exportar posteriormente los residuos radioactivos, lo que a España le cuesta una fortuna por cierto, o lo que es más habitual, ambas cosas.

Gracias a Greenpeace se ha podido conocer que ha habido una fuga nuclear en la central nuclear Ascó en Tarragona. De no ser por el comunicado de la ONG probablemente la Asociación Nuclear Ascó-Vandllòs II (ANAV) no habría dado información al respecto. Ya se sabe que a los encargados de las centrales nucleares les gusta ocultar toda la información acerca de fugas y problemas diversos. Según Greenpeace se registraron niveles de contaminación radioactiva de al menos 5 Curios. Es un dato ciertamente alarmante y preocupante. Claro que la ANAV dice que hay alguna partícula rondando por los exteriores de la central nuclear, pero ésta apenas es radioactiva ya que es de tan sólo 0,00001 Curios, por lo que no hay que preocuparse.

Sigue leyendo

La autosuficiencia energética de España


Yo llevo ya un tiempo hablando de la importancia de la autosuficiencia energética y de sus efectos positivos tanto para el medio ambiente como para el ahorro a largo plazo que supondría para los bolsillos de los consumidores, de las empresas productoras e incluso de los Estados. También me he repetido en diversas ocasiones planteando las energías renovables como la única alternativa viable al cambio climático y al inminente agotamiento de los combustibles fósiles, como su máximo exponente, el petróleo. Hay quienes defienden la energía nuclear, pero yo creo que ya he dejado suficientemente claro el por qué eso no es una opción y menos aún una alternativa.

Por estas razones he considerado oportuno hacerme eco de las conclusiones de GreenpeaceRenovables 100%‘ en su reciente informe ”, según las cuales España podría llegar a ser energéticamente autosuficiente en 2050 a diferencia de la situación actual en la que nuestra dependencia energética es del 85%, ya que prácticamente todos los combustibles que utilizamos (nuclear, gas, petróleo, carbón) son importados.

Según señaló la responsable de Cambio Climático de Greenpeace, Raquel Montón, “el potencial eólico marino en España es elevadísimo y sólo con la eólica marina incluso se podría cubrir toda la demanda eléctrica de España en 2050, aunque eso no tiene ningún sentido, porque es mucho más lógico tener una buena combinación que apoye la diversidad de tecnologías, potencie el ahorro energético y sobre todo la gestión de la demanda“, explicó.

Evidentemente lo interesante sería la combinación de las diversas fuentes energéticas que la propia naturaleza nos proporciona, de esta forma no sólo reduciríamos drásticamente la emisión de gases de efecto invernadero, sino que también España estaría preparada para hacer frente lo que, según estimaciones, en 70 años o incluso antes se nos vendrá encima, algo que por otro lado quizá sea incluso positivo, el agotamiento de los combustibles fósiles tales como el petróleo. Si empezamos a apostar desde ya por la construcción paulatina de mecanismos para captar la energía solar, eólica, de las mareas, y un sinfín de alternativas ya existentes y muy viables, cuando llegue el momento y no haya petróleo, nosotros ya llevaremos un tiempo funcionando perfectamente sin él y sin otros métodos tan nocivos como la energía nuclear.

Por todo ello no he podido dejar pasar la oportunidad de difundir este mensaje tan importante y el cual espero se tome en serio y sea la verdadera apuesta para el futuro.

Vía | bottup

[tags]España, Greenpeace, cambio climático, energías renovables[/tags]