Estos sectarios del ultraliberalismo…


Gente con la mayor parte de su cerebro amputado las hay en todas partes, lo triste es que hay sitios en los que a estas personas se les da el poder de ocupar cargos importantes, como por ejemplo ser presidente del país más influyente del mundo (Bush). Pero igualmente ocurre a un nivel inferior pero también de gran relevancia como es en el mundo del periodismo.

Los analistas de Libertad Digital parecen empeñados en demostrar su compromiso con las tesis más ultraliberales y neoconservadoras. La última demostración en este sentido la ha protagonizado Juan Ramón Rallo, colaborador también de liberalismo.org, que ha optado por difamar a una de las figuras más prestigiosas en la lucha contra la pobreza, Mohammad Yunus, último Premio Nobel de la Paz y presidente del Banco Grameen, que concede microcréditos en Bangladesh. Yunus fue atacado con saña por criticar la globalización y tachado de “antiliberal, charlatán, ignorante y mentiroso”.

Quien se permite dedicar estos calificativos al economista blangladeshí, es un estudiante de economía y derecho, miembro fundador del Instituto Juan de Mariana y autor de elogiosos artículos de figuras tan polémicas como Ronald Reagan, a quien considera “uno de los máximos defensores de la libertad durante el siglo XX” . Es también un feroz enemigo de cualquier planteamiento de izquierdas en sus artículos de liberalismo.org. Dicho esto es fácil comprender su natural repulsión por Yunus, que ha recibido doctorados honorarios por 27 universidades y 15 premios internacionales, incluidos el Nobel y el Príncipe de Asturias.

A mi me parece que esta gente aún cree que liberalismo tiene algo que ver con la libertad de las personas, cuando es todo lo contrario, el liberalismo es la razón de que muchas personas vivan esclavizadas bajo el yugo de grandes empresas trasnacionales que imponen su dictamen, sin importarles pasar por encima de alguien para alcanzar sus metas. Para mí que me digan antiliberal no es un insulto, todo lo contrario, es un halago, significa que no soy tan gilipollas como para creerme esas patrañas de que el liberalismo es lo mejor del mundo, y que traerá bienestar a todas las personas.

Es muy triste que haya gente a la que le joda que alguien haga algo para mejor la situación de las personas más desfavorecidas. Quisá estaría bien mandarlos a una fábrica a China a coser pelotas de fútbol por un salario de menos de un euro al día, quizá así cambiarían de opinión pasado un sólo día, porque al segundo creo que se estarían suicidando, porque nosotros vamos de poderosos por el mundo imponiendo nuestras leyes pero si tuviéramos que vivir como vive la gente por ahí no aguantaríamos ni un día. Así que deberíamos de ser más humildes y no meternos constantemente donde no nos llaman, y empezar a dejar al resto del mundo que busquen su propio camino, sin que sean nuestros esclavos, y que puedan tener una vida digna al igual que deseamos tenerla nosotros.

Desde aquí promuevo hacer un premio paralelo a los premios Nobel, en el que se premie a los tíos más gilipollas del año. Ciertamente la lista sería infinita, pero ahora mismo se me ocurre proponer a Juan Ramón Rallo.

[tags]Mohammad Yunus, Premio Nobel, Juan Ramón Rallo, gilipollas, ignorante[/tags]

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s