Los números nos hacen sentir pequeños


Hoy cumplo otro año de vida. Ya van veintisiete, 27. Como pasa el tiempo, con que velocidad, si uno echa la mirada atrás. Parece ayer cuando aún estaba en la caravana con mis padres. Despertándome en un lugar diferente cada día.

Han cambiado muchas cosas desde entonces. Ahora debo batallar en el mundo laboral, debo preocuparme por la política, el medio ambiente, la estupidez humana… En realidad esto último me ha preocupado desde pequeño. Pero a pesar de toda esa preocupación que parece marcar la vida adulta, me sigo sintiendo pequeño ante la cifra que sostiene mi organismo.

Qué lejos parecía estar ese veintisiete, en realidad ni siquiera lo había imaginado nunca. Ahora está aquí, es presente. Sin embargo me sigue pareciendo estar a años luz.

Soy como esa niña, que se apoya en la pared, dando la espalda a algo que no le preocupa demasiado, con los ojos bien abiertos para captar cada detalle de este mundo sorprendente y soñando con los momentos divertidos. En realidad, cuando lo pienso, no he perdido la habilidad de desenvainar una espada de palo, de avistar piratas con mis manos catalejos, de detener a los ladrones con mis dedos pistola… No he perdido la mirada de un niño, que puede encontrar todo un mundo allí donde el adulto preocupado no es capaz de ver nada.

Me gusta mirar a la vida con ilusión, porque aún cuando hay momentos que preferimos olvidar, factores de la suma que narra nuestra vida, el resultado es positivo.

Foto | Shotam

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s