Unos con tanto y otros con tan poco


Vivimos en un mundo en el que todo está muy descompensado. Nosotros sobrealimentados occidentales nos permitimos el lujo de tirar comida a la basura y de quejarnos de no poder comer más de lo llenos que estamos. La gula es un pasatiempo que no nos causa remordimiento alguno. Tenemos que hacer dieta para no engordar, morimos de tanta comida grasienta que nos obstruye las venas, mientras, en otras partes de este mundo, hay gente que vive una situación totalmente contraria a la nuestra, ellos no tienen ni fuerza para quejarse del hambre que probablemente les cause la muerte.

Yo me pregunto muchas veces: ¿cómo es posible con toda la comida que hay, que haya personas pasando hambre? Y es que si hacemos un cálculo lógico veremos que hay suficiente para todos, el problema está en que no se comparte.

En occidente millones de personas pueden comer 5 y 6 veces al día y en cada comida pueden elegir entre un montón de platos diferentes, y encima se pueden permitir el lujo de dejar gran parte del menú en el plato, restos que acabarán en la basura junto a todo aquello que los restaurantes y bares no consiguen vender. Siendo coherentes veremos que nosotros no necesitamos tanta comida, y repartiéndola de manera equitativa aún podríamos elegir y optar entre distintos platos, pero en vez de ser sólo una parte del mundo la que disfruta de los placeres de la comida mientras la otra mira desconsolada y muere por no recibir ni las migas, ser todos los que podamos celebrar este acto social que es comer junto a nuestros seres queridos. Además repartiendo el alimento posiblemente nosotros, occidentales, nos pongamos un poco más fibrosos y perdamos esos michelines y lonchas de carne que nos sobran por todos sitios, y aquellos que por su extrema delgadez debido al hambre, cuya piel denota su esqueleto dejen de estar al filo de la muerte y puedan volver a tener el cuerpo y peso que una persona requiere para tener una salud estable. De esta manera todos estaríamos en nuestro peso ideal y el hambre no sería un problema en el mundo.

Llámenme idealista, utópico, soñador, pero creo firmemente en que es posible, querer es poder, y si lo pensamos seriamente hay suficiente para todos y aún así sigue sobrando un montón.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s